Toronto. El ataque letal con una camioneta en Toronto está generando atención hacia un mundo en línea de soledad sexual, ira y misoginia, después de que el sospechoso invocó a un alzamiento de “célibes involuntarios” e hizo referencias a un asesino de California que se enfurecía con las mujeres que lo rechazaban.

El mundo de los autodenominados incels (célibes involuntarios), en el que las frustraciones sexuales derivan en ira contra las mujeres, se ha convertido en un refugio virtual para algunos hombres aislados de la sociedad, como el estudiante de ciencias computacionales de 25 años que fue acusado de la masacre del lunes en la avenida más transitada de Toronto.

Minutos antes de embestir la camioneta rentada contra una multitud compuesta por mujeres en su mayor parte, de la que mató a 10 personas e hirió a otras 14, el sospechoso Alek Minassian publicó un mensaje en Facebook que parece ofrecer una de las pocas pistas que se tienen hasta el momento de lo que estaba pensando: “La rebelión incel ha comenzado”.

La policía confirmó que Minassian publicó el mensaje, pero hasta el momento se ha negado a dar un móvil del ataque a medida que la investigación avanza. De todas formas, la publicación ha reavivado las preocupaciones sobre las posturas misóginas como la de Elliot Rodger, un asesino serial de California al que Minassian se refirió en su publicación.

Los foros y los sitios de los incel son “algunas de las áreas más violentas del internet”, dijo Heidi Beirich, quien rastrea a grupos de odio para el grupo activista Southern Poverty Law Center.

“A algunos podría parecerles que éste es un grupo de hombres blancos patéticos, victimizados y que simplemente se sienten solos. No es así. Es algo repugnante”, dijo.