Washington. Agnes Callamard, relatora especial de Naciones Unidas para ejecuciones extrajudiciales, sumarias o arbitrarias, concluyó que el asesinato de Soleimani en enero cerca del aeropuerto de Bagdad violó la carta de la ONU.

Según Callamard, Estados Unidos no presentó pruebas de que se estuviera planeando un ataque inminente contra intereses de ese país, y calificó el hecho como un “asesinato arbitrario”.

“Soleimani estaba a cargo de la estrategia militar de Irán, y de acciones en Siria e Irak. Pero a falta de una amenaza inminente que pusiera en peligro vidas, la manera de actuar de Estados Unidos fue ilegal”, escribió la relatora.

La experta independiente en derechos no se expresa en nombre de las Naciones Unidas, pero transmite sus conclusiones al organismo internacional.

El día de hoy presentará los resultados de su investigación ante el Consejo de Derechos Humanos, del que el presidente Donald Trump se retiró en el 2018, alegando en parte un supuesto sesgo contra Israel de ese cuerpo.

Estados Unidos descalificó el reporte y calificó como “deshonestidad intelectual” a la relatora.

El ataque contra Soleimani ocurrió el 1 de enero de este 2020.