Bagdad.- Al menos 15 personas murieron el domingo y decenas resultaron heridas tras un ataque con bomba en el banco central de Irak y un posterior tiroteo entre efectivos y hombres armados, en lo que funcionarios calificaron como un posible intento por robar las bóvedas de la entidad.

El incidente ocurrió mientras los trabajadores del banco se marchaban a sus casas, provocando una densa columna de humo sobre Bagdad tras un incendio en el generador del edificio.

Fuentes de seguridad dieron relatos contradictorios sobre lo que realmente ocurrió y algunos dijeron que los atacantes se habían disfrazado con uniformes militares, una táctica frecuente en Irak.

Soldados y policías recibieron disparos de atacantes mientras rodeaban el banco ante la posibilidad de que el ataque fuese parte de un plan para robar las reservas de dinares y dólares estadounidenses de la institución, dijo el portavoz de seguridad de Bagdad, el mayor general Qassim al-Moussawi.

"No está claro para nosotros si éste fue un robo o un intento de causar destrucción", agregó Moussawi. "Pero definitivamente podemos decir que ellos apuntaron al banco central", señaló.

El Ministerio de Interior dijo que 15 personas murieron y al menos 45 resultaron heridas en la explosión y posterior tiroteo. Moussawi declaró a la televisión estatal que durante el incidente hubo cuatro atacantes suicidas y tres hombres armados, de cuales tres perdieron la vida.

Una fuente del Ministerio del Interior aseguró que había decenas de atacantes con uniformes militares implicados en el atentado y que la mayoría alcanzó a huir.

Durante las últimas semanas se han registrado varios robos mortales a mercados de oro y ataques de supuestos insurgentes sunitas, mientras continúan las tensiones tras las elecciones no concluyentes realizadas en marzo que no produjeron un ganador absoluto.

Muchos de los grupos que tomaron las armas después de que la invasión liderada por Estados Unidos en el 2003 para derrocar a Saddam Hussein se han vuelto al crimen, luego de que la guerra sectaria y la insurgencia de Al Qaeda perdieran impulso.

apr