A nueve días del reféndum en el que los británicos decidirán si siguen o no en la Unión Europea, las encuestas muestran la mayor ventaja hasta la fecha de los partidarios del Brexit. Si se confirma esta tendencia y la opción anti Europa gana el 23 de junio, los analistas auguran una fuerte caída de la libra y un desplome de la bolsa británica, que podría llegar al 20 por ciento.

NOTICIA: 51 grandes empresas europeas van contra el Brexit

A medio plazo, el impacto en los principales sectores de actividad de Reino Unido podría ser muy relevante, sobre todo en la construcción, la venta de casas y oficinas, y, sobre todo, en la City de Londres, que vería peligrar miles de puestos de trabajo.

Las aerolíneas y las vacaciones, más caras

Si Reino Unido decide abandonar la UE, las compañías aéreas y las empresas turísticas se verán "fuertemente afectadas", según indica un informe sobre el impacto del Brexit en varios sectores elaborado por el banco HSBC.

NOTICIA: Brexit costará 3,000 euros por familia en GB: OCDE

Uno de los primeros efectos de un Reino Unido fuera de la UE sería una demanda aérea más débil, mayores costes y una gran incertidumbre regulatoria en el sector. Las aerolíneas británicas se han beneficiado durante años de la fortaleza de la libra, cuyo valor frente al dólar y el euro caería en el caso de un Brexit.

También ha sido un motor de su crecimiento el gran número de británicos que trabajan y pasan sus vacaciones en otros países de la UE, como España, y de europeos que trabajan en suelo británico. El 76% de los viajes de los británicos al exterior se hacen a países de la UE. Las aerolíneas, que confían en el mercado único de la aviación europeo, tendrían que cambiar su modelo regulatorio una vez fuera del mercado común.

Menos gasto en marcas europeas de lujo

El mercado de alimentación en Reino Unido es muy doméstico, ya que está controlado por grandes marcas locales como Tesco, Sainsburys y Morrison. Esta característica minimizaría el impacto del Brexit, aunque los expertos alertan de que el repunte de la inflación afectaría a los consumidores, que podrían tener más interés en comprar en supermercados de descuento como las cadenas alemanas Aldi y Lidl, que ya gozan de gran popularidad en el país.

Por el contrario, las cadenas de moda como las españolas Mango y Zara, que tienen una fuerte presencia en suelo británico sufrirían un mayor impacto. Según HSBC, la demanda caería, sobre todo en las marcas más caras, ya que las familias tendrán menos dinero para gastar. Menores ventas requeriría un menor número de empleados, otro problema para el paro del país. La caída de la libra afectaría negativamente a los beneficios que las empresas españolas obtienen de sus filiales británicas.

La falta de inmigrantes pasa factura a la construcción

El sector de la construcción también se podría ver fuertemente afectado por un Brexit, debido a su dependencia de mano de obra que en parte se cubre ahora con inmigrantes. Si se recortan los flujos migratorios, habrá menos obreros disponibles, lo que obligará a pagar mejor a los existentes y a ralentizar las obras.

NOTICIA: Brexit pondría en peligro pensiones: Cameron

La consecuencia directa de esta nueva situación es un aumento del coste de los proyectos. Según una análisis de HSBC, para llegar al objetivo de construcción de vivienda marcado por el Gobierno se necesitan 130,000 aprendices o inmigrantes. Formar aprendices es mucho más caro y se tardan años en tener a miles de jóvenes preparados para este tipo de trabajos.

La presión para tener personal cualificado y en tiempo real también se debe al aumento de obra civil iniciada en Reino Unido en los últimos años. Grandes proyectos como el Crossrail, que cruzará Londres, y el tren de alta velocidad también requieren mucha mano de obra.

Fin al 'boom' inmobiliario que vive Londres

Los inversores del sector de oficinas en Londres están nerviosos. Aunque la ocupación sigue en niveles récord y las rentas continúan estando entre las más altas del mundo, las inversiones han caído de forma drástica en el primer trimestre del año debido a la incertidumbre creada en torno a la posible salida de Reino Unido de la Unión Europa.

NOTICIA: Posibilidad de Brexit pone en jaque a mercados

Según datos de la consultora Lambert Smith Hampton, las inversiones en las oficinas que se localizan en el centro de la capital cayeron un 52% en los tres primeros meses del año. Los analistas alertan de que algunas empresas podrían plantearse mover sus oficinas a Europa continental, lo que provocaría un exceso de oferta en el mercado.

En el sector residencial, el efecto de la incertidumbre también se ha notado. Los precios de las casas, especialmente las de lujo, han caído también mostrando las reticencias de los compradores a adquirir viviendas en Londres.

Malas perspectivas para la City y sus negocios

A medio plazo, los ejecutivos de la City ven dos riesgos. El primero es la posibilidad de perder los denominados "pasaportes", que permiten a los bancos y fondos operar en cualquier país de la UE desde sus filiales en Londres. Si hay Brexit y Bruselas no acepta mantener ese derecho a las entidades británicas, éstas tendrían que establecer una nueva base de operaciones en otra ciudad de la Unión, con París, Francfort, Dublín, Varsovia e incluso Madrid.

El segundo riesgo es que el Banco Central Europeo (BCE) pueda llevar a cabo una modificación regulatoria por la que todas las operaciones de compraventa de activos en euros en los mercados (acciones y bonos) deban ser liquidadas en una cámara de compensación dentro de la zona euro. Ahora, un tercio de esas operaciones pasan por Londres. El Tribunal Europeo de Justicia determinó que el BCE no podía discriminar a Reino Unido ejecutando esa medida al formar parte del mercado único, algo que no sucedería si hay Brexit.

Freno a las inversiones en Reino Unido

El Brexit añadiría riesgo a invertir en Reino Unido, algo de lo que los inversores son plenamente conscientes. Varios informes alertan de la posible caída de la inversión extranjera directa en suelo británico, lo que daría ventaja a otros países europeos que podrían recibir parte de estos flujos.

NOTICIA: JPMorgan recortaría hasta 4,000 empleos en Reino Unido

Ante este escenario, las grandes multinacionales con una fuerte presencia fuera de Reino Unido podrían ser menos vulnerables que aquellas que dependen totalmente del mercado británico. Y, en general, el sector servicios se vería menos afectado por un Brexit que el sector de productos, debido al déficit de 79,000 millones de libras que Reino Unido tiene con la Unión Europea.

Por el contrario, el sector de los servicios tiene un superávit de 17,000 millones en 2014. Los analistas también consideran que la libra sufrirá una depreciación de entre el 15-20%, lo que provocará un aumento de la inflación de hasta el 5 por ciento. Una mayor inflación provocará un menor poder adquisitivo de los británicos.

erp