Las autoridades sanitarias de Israel afirmaron el jueves que las dosis de refuerzo de la vacuna contra el Covid-19 de Pfizer-BioNTech mejoran la protección contra la enfermedad grave en personas de 40 años o más, en las presentaciones realizadas a los científicos estadounidenses que examinan la necesidad de una dosis de refuerzo de la vacuna de Moderna.

Los datos se comunicaron en una reunión de asesores externos de la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos, que deben votar más tarde el jueves sobre la necesidad de una tercera dosis de la vacuna Moderna al menos seis meses después de la inoculación inicial de dos inyecciones.

La FDA suele seguir el consejo de sus expertos, pero no está obligada a hacerlo.

Moderna busca la aprobación de una inyección de refuerzo que incluye 50 microgramos de vacuna, la mitad de la fuerza de su dosis regular pero todavía más alta que la inyección de Pfizer-BioNTech, que contiene 30 microgramos de vacuna.

El Dr. Ofer Levy, miembro del comité, dijo que es importante recordar que Estados Unidos e Israel son poblaciones diferentes y que la vacuna que utilizó Israel es diferente, pero añadió que como ambos utilizan una tecnología de ARN mensajero o ARNm similar, los resultados de Israel son relevantes.

El comité votará si el refuerzo de Moderna debe administrarse seis meses después de la segunda dosis a las personas mayores de 65 años, así como a las que tienen un alto riesgo de padecer Covid-19 grave y a las personas de 18 a 64 años que corren el riesgo de estar expuestas con frecuencia a infecciones por coronavirus debido a sus trabajos.

Si la FDA aprueba el refuerzo de Moderna, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos emitirán recomendaciones específicas sobre quién debe recibir las vacunas.

"Lo que estamos viendo es una ruptura de la curva epidémica en Israel", dijo la doctora Sharon Alroy-Preis, directora de los servicios de salud pública del Ministerio de Sanidad de Israel.

Dijo que el programa de vacunación de refuerzo, que ahora incluye al 50% de la población entre todos los grupos de edad, está empezando a hacer que disminuyan las infecciones incluso entre las poblaciones no vacunadas de Israel.

Israel, que ha estado vigilando rigurosamente las vacunas en su población, dijo en una presentación de diapositivas que la administración de una dosis de refuerzo daba lugar a una mayor protección contra la infección confirmada en los mayores de 16 años.