Un feroz crítico del Kremlin y destacado corresponsal de guerra ruso, Arkady Babchenko, reveló que había fingido su propia muerte para atrapar a unos individuos que pretendían asesinarle.

Babchenko apareció dando una conferencia de prensa en la capital ucraniana, un día después de que, según las autoridades ucranianas, fuera asesinado allí tras salir de su casa. El presidente de Ucrania, Petro Poroshenko, dijo en Twitter que “Moscú no se iba a calmar” y felicitó a los servicios de seguridad ucranianos por fortalecerse frente a la “agresión rusa”.

Babchenko huyó de Rusia en febrero del 2017, después de que él y su familia recibieran amenazas.

“Pido perdón especialmente a mi mujer”, dijo Babchenko durante la rueda de prensa. Fuentes oficiales informaban de que la esposa estaba en estado de shock y había sido trasladada a una clínica.

Vasili Gritsak, director el Servicio de Seguridad de Ucrania, que colabora estrechamente con la CIA, dijo que el designado como autor de esta operación para matarlo fue detenido.  Se trata de un ciudadano ucraniano reclutado por una agencia de inteligencia rusa. Se ofrecieron 30,000 dólares a un veterano de la guerra ucraniana para matar a Babchenko. Aunque no explicó cómo el montaje propició el arresto.

Distintos asesinatos políticos de periodistas o diputados rusos disidentes se han producido en Kiev, donde parte de la disidencia rusa que se considera amenazada en su país de origen se ha instalado.