Al menos 21 personas murieron acribilladas a balazos por unos "bandidos" disfrazados de policías que abrieron fuego cuando abandonaban una mezquita en el norte de Nigeria, indicaron militares y residentes del lugar.

Las fuentes dijeron que el ataque ocurrió antes del amanecer en la ciudad de Dogon Dawa, en el estado de Kaduna.

"Tenemos 21 muertos. Muchos otros fueron llevados heridos al hospital", dijo Musa Illela, de la Agencia de administración de emergencias en Kaduna.

La violencia entre comunidades religiosas es frecuente en el Estado de Kaduna, donde conviven cristianos y musulmanes.

Los bandidos trataron de robar a los habitantes durante la semana pero fueron repelidos por los habitantes. Volvieron el domingo a la localidad y llevaron a cabo una "venganza", aseguró un portavoz militar.

Boko Haram, acusado de matar a más 1,400 personas en Nigeria desde el 2010, ha actuado en repetidas ocasiones en el estado y atacado a musulmanes a los que acusa de no apoyar su línea dura en materia de interpretación de la fe.

Un residente del pueblo, Dauda Maikudi, dijo a la AFP que los ladrones tienen como objetivo frecuente a Dogon Dawa, pues no está lejos de la carretera utilizada por comerciantes para transportar sus productos y dinero en efectivo entre el norte y el sur del país más poblado de África.

"Fue un ataque antes del amanecer", dijo. "Los atacantes, algunos de ellos vestidos con uniformes de policía, ingresaron a la ciudad. Mataron a ocho fieles y a otros 13 residentes del lugar".

"Creemos que eran ladrones armados porque esta área ha sido acosada por ellos durante años", añadió.

Un líder local que pidió el anonimato por razones de seguridad, coincidió con la descripción de unos atacantes disfrazados hecha por Maikudi.

Según el líder local, las fuerzas vigilantes de Dogon Dawa han tenido una serie de enfrentamientos con los grupos criminales del área.