La Paz. El exministro de Gobierno y poderoso colaborador del expresidente boliviano Evo Morales, Carlos Romero, fue aprehendido por orden de la fiscalía y conducido a celdas judiciales tras acogerse a su derecho al silencio, informó el Ministerio Público.

Romero debe comparecer ahora ante un juez que determinará si lo detiene en la cárcel, le da arresto domiciliario o se defiende en libertad de los delitos de los que se le acusa.

El exministro de Gobierno fue escoltado previamente por policías desde el hospital donde estaba convaleciente para que fuera a declarar a la fiscalía anticorrupción y respondiera por supuesto “uso indebido de influencias e incumplimiento de deberes” en una unidad antinarco.

Romero, de 53 años, fue ingresado el sábado a un centro médico de La Paz, con un cuadro de deshidratación, hipertensión y depresión. El exministro denunció haber permanecido “secuestrado” en su casa por civiles contrarios a Morales que le impedían el ingreso de alimentos.