Nikolas Cruz había estado sometido a un tratamiento en una clínica mental, pero por alguna razón la suspendió a pesar de que en la actualidad contaba con problemas depresivos. Muchos de sus conocidos se fueron distanciando de él, en parte, debido a sus inquietantes publicaciones en Instagram y a su afición por matar animales. Su padre murió hace algunos años, y su madre, una de las únicas personas con quienes estuvo cerca, murió alrededor del pasado día de Acción de Gracias. Actualmente, él estaba viviendo en la casa de un amigo.

En efecto, Nikolas fue adoptado por Roger Cruz y su esposa Lynda. El padre murió de un ataque al corazón hace varios años. Luego, en noviembre, Lynda Cruz, de 68 años, murió de neumonía.

Aunque funcionarios de su escuela, algunos estudiantes y otras personas que lo conocían sabían que algo le pasaba a Cruz, no está claro si alguien conocía el plan que llevó a cabo el miércoles.

“Extraño” y “un poco desagradable”. Así lo define Dakota Mutchler, de 17 años, quien conoció a Cruz en un salón de clases.

Mutchler dijo que Cruz vendía cuchillos, publicaba en Instagram los actos en los que mataba animales y “persiguió a una de mis amigas y la amenazó”.

Jim Gard, profesor de matemáticas de Cruz, revela que la dirección escolar envió un correo electrónico a los profesores en el que recomendaba poner atención en Cruz. Y sí, el caso era grave.