Buenos Aires. El primer blackout de la historia argentina que dejó sin luz este domingo a casi 50 millones de personas se sigue investigando entre las más altas esferas del gobierno argentino.

Esta mañana, las principales voces del sector eléctrico brindaron una conferencia en la que ofrecieron más detalles sobre el apagón.

Según un informe preliminar de la Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico (Cammesa), hubo una falla en la línea de alta tensión que va entre Colonia Elía y Mercedes, que se pudo aislar.

No obstante, otra falla instantánea en Colonia Elía-Nueva Campana no se pudo aislar y despejó la línea, lo que provocó el corte en todo el país por desbalances entre la oferta de energía en el Litoral y la demanda en el resto del país.

Ante esto y mientras se investigue con mayor profundidad el incidente, el gobierno decidió bajar la potencia de carga en las líneas de transmisión eléctrica que llegan desde el Litoral.

Así, Argentina se perderá de aprovechar la energía hidroeléctrica importada muy barata desde Brasil (por el exceso de lluvias) y tendrá que utilizar generación térmica por 3.5 millones de dólares.

Posibilidad cero

El secretario de Energía, Gustavo Lopetegui, sostuvo que no tiene todavía la razón del apagón masivo. Pero sobre la posibilidad de que vuelva a repetirse dijo que “de cero a 10, la posibilidad es cero”.

“No podemos hacer ninguna hipótesis de qué pasó porque no tenemos la información necesaria. Estas cajas negras eléctricas tienen miles de datos de cada transacción que estaban dando y en 72 horas las empresas tienen que brindar esa información. Con la información, Cammesa va a realizar el estudio y en 15 días vamos a saber qué ha sucedido”, dijo Lopetegui con Luis Novaresio. Añadió que era imposible tener una alerta porque no interviene la mano humana.