Grecia, hundida en una grave crisis financiera, cuestionó una decisión de Argentina de frenar la compra de duraznos helénicos por un valor de 2.4 millones de dólares (1.9 millones de euros).

Desesperado por mejorar sus ingresos en medio de la crisis por su inmensa deuda pública, el gobierno griego indicó al embajador argentino en Atenas que la cancelación de la orden de compra constituía un duro golpe para los productores del país europeo y exigió una rápida solución al tema.

"En un periodo de crisis, la supervivencia de los productores está en juego", señaló el viceministro de Relaciones Exteriores griego, Spyros Kouvelis, al embajador argentino Jorge Alejandro Mastropietro, según la cancillería griega.

"El gobierno griego espera gestos de apoyo de parte de un E y compromisos internacionales existentes", continúa el texto.

Los productos agrícolas son la columna vertebral de las exportaciones griegas.

Grecia tiene actualmente una deuda pública de unos 300,000 millones de euros (372,000 millones de dólares) y lucha para evitar una cesación de pagos, una experiencia que Argentina vivió una década atrás.

RDS