Buenos Aires. Argentina e Irán alcanzaron ayer un importante avance en la investigación de un atentado a un centro judío en Buenos Aires, en el que murieron 85 personas hace 19 años.

Ambos países acordaron establecer una comisión de la verdad, independiente e internacional, encabezada por un experto jurídico independiente de elevada reputación moral y prestigio legal para que examine el peor ataque terrorista en la historia de Argentina.

Los miembros del dicho panel podrán analizar la evidencia reunida por los fiscales. Luego emitirán recomendaciones a las dos naciones sobre la manera de proceder, en el marco de la ley y regulaciones de ambas partes . Posteriormente, los comisionados e investigadores de Argentina viajarían a Teherán para interrogar a los sospechosos.

La presidenta Cristina Fernández elogió el acuerdo alcanzado por los cancilleres Héctor Timerman y Alí Akbar Salehi, al considerarlo histórico.

Una camioneta cargada con fertilizante y combustible estalló el 18 de julio de 1994 y derruyó el edificio que albergaba la Asociación Mutual Israelí de Argentina (AMIA). No se ha esclarecido este caso ni el de un ataque que destruyó la Embajada de Israel en Argentina dos años antes y que dejó 29 muertos.

Los fiscales argentinos han acusado formalmente a seis iraníes de coordinar el atentado en contra de la AMIA bajo las órdenes de su gobierno. Entre los sospechosos figura el actual ministro de Defensa de Irán, Ahmad Vahidi.