Donald Trump podría construir hasta siete muros en la frontera de Estados Unidos con México con el dinero recaudado por la imposición de aranceles a todas las importaciones mexicanas hasta octubre próximo. De hecho, en julio tendría ya suficiente dinero para pagar un muro, presupuestado en unos 21,600 millones de dólares.

De aplicarse el plan arancelario diseñado por Trump como represalia por las supuestas nulas acciones de México para controlar la migración centroamericana, en octubre se habrán sumado 161,847 millones de dólares no previstos. Suficiente para construir siete muros y pagar la pintura.

Estas cifras son resultado de un ejercicio de proyección que consideró el valor de las importaciones mexicanas en 2018 de los respectivos meses de aplicación gradual del plan arancelario de Trump en 2019. El programa se iniciaría el 10 de junio con 5% de aranceles a todas las mercancías mexicanas. En julio el porcentaje subiría a 10%, en agosto a 15%, en septiembre a 20% para terminar en octubre en 25 por ciento.

Con esto, solo lo obtenido por las tarifas arancelarias sumaría 161,847 millones de dólares en octubre de 2019, según datos del Departamento de Comercio estadounidense.

Esta cantidad significa un monto 7.5 veces por encima del costo proyectado para el muro en 2017, que en un reporte interno del Departamento de Seguridad de Estados Unidos se calculó en 21,600 millones de dólares.

Sólo el dinero de los aranceles acumulado de junio a octubre en la categoría de suministros industriales (37,049 millones de dólares), como el petróleo y otros bienes petroleros, puede pagar la barrera fronteriza con México y sobraría para 71.52% de otra.

El valor acumulado de los aranceles a manufacturas automotrices en el periodo (23,528 millones de dólares) también basta para pagar el muro, con un remanente de 1,928 millones de dólares.

Probabilidades

Carlos Alberto Bautista, maestro en economía y académico de la Facultad de Negocios de la Universidad La Salle, dijo que es poco probable que se cumplan las condiciones para que Trump pueda usar el dinero de los aranceles en el muro fronterizo.

“Él no puede simplemente tomar dinero y destinarlo para construir el muro fronterizo. Es una cuestión que, en dado caso, primero tendrían que revisar los integrantes del Congreso. Aun si lo intentara por la vía del decreto, tendría que ser revisado”, dijo Bautista.

El experto dijo que inclusive la probabilidad de que los aranceles entren en vigor es muy baja, debido a las afectaciones que causarían a la economía estadounidense. Las empresas y consumidores finales, explicó, serían los más perjudicados.

“Si Trump buscara construir el muro apoyado en los aranceles estaría equivocado. El concreto y el acero estadounidenses son caros, por lo que al final tendría que recurrir a los de México, cuyo costo se elevaría”, dijo.

La frontera sur de Estados Unidos tiene una extensión de 3,145 kilómetros. En más de 1,000 ya han sido construidos varios tipos de cercas, principalmente en estados con alta presencia de inmigrantes, como California, Arizona, Nuevo México y Texas.

Donald Trump celebró el martes en Twitter una victoria en la Corte Suprema contra miembros del Partido Demócrata, en su búsqueda por cumplir su principal promesa de campaña: la construcción de un muro fronterizo, fundamental para su intención de continuar en la Casa Blanca.

El proyecto de muro de Trump calcula que para la levantar el muro serán necesarios tres años y medio de trabajo, mientras que algunos expertos consideran un periodo de 10 años.

[email protected]