Madrid.- El máximo tribunal español ratificó la mayor parte de un estatuto que concede nuevas y amplias facultades de gobierno autónomo a la próspera región de Cataluña.

El fallo, después de casi cuatro años de deliberaciones en el Tribunal Constitucional, parece ser una derrota para los conservadores, quienes se habían quejado de que el proyecto de estatuto mina la idea de España como un Estado unificado.

El tribunal se pronunció con "seis votos a favor y cuatro en contra" sobre la propuesta de la presidenta del TC, María Emilia Casas, según el diario El Mundo.

El "Estatut" o nuevo estatuto de autonomía catalán amplía las atribuciones de las instituciones regionales y fue aprobado por el parlamento regional catalán y por el Congreso de los Diputados español en marzo de 2006 tras difíciles negociaciones.

Además fue avalado en un referéndum regional convocado tras la autorización del parlamento español.

El conservador Partido Popular (PP), el primer partido opositor español, recurrió el texto ante la justicia en julio de 2006 por considerarlo inconstitucional y los magistrados del TC han debatido divididos durante casi cuatro años.

Los artículos más polémicos son la definición de Cataluña como "nación" en el preámbulo del Estatut, la obligación de que todo el que viva en la región hable la lengua catalana -cooficial junto al español- y la autonomía dada al poder judicial regional.

La presidenta del TC presentó este lunes a votación una séptima propuesta de acuerdo en la que estimaba inconstitucionales 14 artículos de los más de cien recurridos, es decir, una minoría, y dejaba a interpretación del tribunal otros 24 artículos, según la fuente.

Según fuentes judiciales, el preámbulo del Estatut, en que se dice que Cataluña es una "nación", es uno de los artículos que el TC interpreta como "nacionalidad".

La Constitución española estipula "la indisoluble unidad de la Nación española, patria común e indivisible de todos los españoles, y reconoce y garantiza el derecho a la autonomía de las nacionalidades y regiones que la integran y la solidaridad entre todas ellas".

Según el diario El Mundo, la propuesta aprobada este lunes estima inconstitucionales los artículos sobre el idioma y el poder judicial.

Los partidos políticos catalanes, a excepción de los conservadores, anunciaron hace tiempo que se considerarían atacados si el TC reformaba sustancialmente el texto.