Teherán. El enviado especial de la ONU en Siria, Kofi Annan, manifestó ayer: Irán puede desempeñar un papel positivo para poner fin a un sangriento enfrentamiento entre los rebeldes y el gobierno sirio del presidente Bashar al-Assad y declaró que Irán debe ser parte de la solución en la crisis de Siria .

Mientras hizo hincapié en que sólo hablaba para sí, Annan, exsecretario general de las Naciones Unidas, celebró una conferencia de prensa con el canciller iraní, Ali Akbar Salehi, después de una reunión en la que discutieron cómo Irán, un aliado incondicional de Assad, podría ayudar a poner fin a la violencia.

He recibido apoyo y colaboración del Ministro y el gobierno, y espero poder continuar el trabajo en conjunto para resolver este conflicto , expuso Annan.

Annan, un enviado conjunto de las Naciones Unidas y la Liga Árabe para la crisis en Siria, ha liderado los esfuerzos internacionales para poner en práctica un plan de paz, esfuerzos que hasta ahora no han incluido a Irán.

En primer lugar, Annan guió hacia un enfoque que habría incluido un cese al fuego a partir de abril. Cuando eso falló, optó por una propuesta de un gobierno de transición forjado en una conferencia internacional en Ginebra, que no incluía a representantes de Irán.

El lunes, Annan anunció que se había reunido con Assad y que había establecido una aproximación para detener la violencia, la cual tiene la intención de compartir con los líderes rebeldes.