Nueva York. La ONG Amnistía Internacional pidió aplicar restricciones más fuertes al uso del "taser" o pistola eléctrica por parte de la policía, luego de que Estados Unidos llegara al umbral simbólico de 500 muertos por esa arma.

De acuerdo con datos de Amnistía, por lo menos 500 personas murieron desde 2001 en Estados Unidos alcanzadas por esta pistola que descarga electricidad durante su detención o estando en prisión, entre ellas 92 en California, 65 en Florida y 37 en Texas.

Amnistía Internacional "instó nuevamente a restricciones más rigurosas en la utilización de esta arma por parte de la policía", según un comunicado difundido en Nueva York tras la muerte el lunes en Alabama de un hombre que dejó de respirar tras ser tocado dos veces con un "taser".

"De los cientos que murieron tras el uso policial del 'taser' en Estados Unidos, decenas y posiblemente cientos de muertes pueden ser debidas a innecesario uso de la fuerza", dijo Susan Lee, directora para las Américas de la organización de defensa de los derechos humanos.