Berlín.- El gobierno alemán presiona para que se concrete un acuerdo de "no espionaje" con Estados Unidos e insiste en que sería inaceptable no lograrlo.

Alemania anunció en agosto que Berlín y Washington negociarían un acuerdo para no espiarse después de las revelaciones de que la vigilancia de la Agencia de Seguridad Nacional estadounidense ocasionara un descontento generalizado.

Esta situación se complicó cuando se reveló que Estados Unidos monitoreó el teléfono celular de la canciller Angela Merkel.

Thomas Oppermann, líder de la bancada socialdemócrata -asociados en el gobierno con Merkel- dijo este martes que no concretar el acuerdo "sería inaceptable y cambiaría el carácter político de las relaciones".

El gobierno señaló que continúan las negociaciones.

Marie Harf, una vocera del Departamento de Estado de Estados Unidos, dijo que no había visto reportes de que los negociadores alemanes estén descontentos con la manera en que están transcurriendo las pláticas.

Pero, indicó, "el objetivo de estas discusiones ha sido intensificar y fortalecer la cooperación entre los servicios de inteligencia de Estados Unidos y Alemania .

Estados Unidos y Alemania ya cooperan extensamente en el área de seguridad e inteligencia para atender amenazas globales que enfrentamos todos. Es una relación muy cercana, no tengo razones para pensar que no continuará", agregó.

nlb