La canciller alemana Angela Merkel y el primer ministro chino Li Keqiang apelaron este jueves por una solución política a la guerra civil en Siria, en el marco de una visita de dos días de la jefa de gobierno a esta nación.

En una conferencia de prensa con Li, la canciller alemana señaló que "estamos de acuerdo en que debemos elaborar una resolución política por la vía diplomática", en el caso de Siria.

NOTICIA: Rusia, favorable a negociaciones entre Siria y la oposición

Las declaraciones de Merkel se producen cuando un grupo de países, incluido Estados Unidos, tratan de revivir el Comunicado de Ginebra de 2012, que plantea la creación de un gobierno de transición en Siria para supervisar las elecciones, pero Rusia se opone.

Alemania, la mayor economía de Europa, no es parte de las conversaciones, pero Merkel está bajo presión política para detener el flujo de miles de refugiados sirios y de otros países en el país.

NOTICIA: Rusia asegura proteger los intereses de Siria

Merkel, quien cumple su octava visita a China desde que asumió el cargo en 2005, dijo que China y Europa deben establecer un estudio de viabilidad sobre las conversaciones de libre comercio tan pronto como sea posible.

Alemania apoyaría una conclusión "muy rápida" del tratado de inversión entre la Unión Europea y China, lo que abriría el camino para un estudio de viabilidad sobre las conversaciones de libre comercio, sostuvo Merkel.

NOTICIA: Bashar al-Assad agradece a Putin ataques aéreos

En su primer día de trabajo, China se comprometió a comprar aviones Airbus por importe de 17,000 millones de dólares.

Merkel y Keqiang asistieron a la firma de acuerdos entre Nokia Corp. y la operadora de telefonía celular China Mobile Ltd. y entre Volkswagen AG y el banco chino ICBC Ltd.

erp