La victoria de Joe Biden no termina con  Donald Trump, sus más de 70 millones de votos obtenidos en las recientes elecciones le dan un activo importante, comenta Javier Oliva, académico de la UNAM especializado en temas de seguridad. En entrevista con El Economista, Javier Oliva explica que su paso por la Casa Blanca, generó inquietudes de líderes como Angela Merkel. Una parte de su gobierno empuja la necesidad de entrar a la red de países con armamento nuclear para no depender de Estados Unidos.

—¿Cómo evalúas en materia de seguridad los cuatro años del gobierno de Donald Trump?

Fue un cuatrienio consecuente con el aislacionismo. ¿A qué se refería con hacer América más grande otra vez? Desde el aislacionismo, Trump amagó con salirse de la OTAN, por ejemplo.

La salida del general (James) Mattis, se debió a que Trump decidió sacar a las tropas de Siria. El general de cuatro estrellas le dijo: “¿Quién de nuestros aliados va a sustituir a nuestras tropas?”.

Trump generó los avances de los enemigos en el terreno (estratégico) de Estados Unidos. El amago generó un viejo proyecto de la Unión Europea de crear a su propio ejército.

Esto generó un repliegue de los intereses de Estados Unidos en términos estrictamente militares.

—“Debemos pelear por nuestro futuro nosotros mismos”, mencionó la canciller Angela Merkel hace tres años, cuando Trump presionaba a la OTAN. Existen algunos think tanks internacionales preocupados porque Alemania tiene en la mira participar en la carrera de armamento nuclear bajo el pretexto de la salida de Estados Unidos del Tratado sobre Fuerzas Nucleares de Rango Intermedio (INF) y, posiblemente del New Start.

Así es. Es consecuencia de la postura de Trump, sobre su amenaza de salirse de la OTAN. (A Merkel) le obliga a pensar: “¿Qué tal si se reelige (Trump)?”.

—Alemania estaría rompiendo quizá un principio que nace después de la Segunda Guerra Mundial sobre auto marginarse de la carrera armamentista.

Es muy probable (que sí participe en el desarrollo de armamento nuclear) porque ya se creó en el Parlamento Europeo el núcleo duro donde están participando 20 civiles y 20 militares para la creación del ejército europeo.

Debes de contar con la variable Brexit, un general de Reino Unido dijo que se saldrían de la Unión Europea pero no de Europa ni de la OTAN. El ejército más poderoso de Europa en este momento sigue siendo el de Reino Unido.

—Irresponsabilidad de elevado riesgo en los úlltmos días de Trump

¿Le quedan poco menos de 70 días a Trump al frente del gobierno. Después de las elecciones del 3 de noviembre descabezó la cúpula militar, y su decisión a generado preocupación en algunos círculos militares por posibles acciones de alto riesgo, por ejemplo, en contra de Irán.

Durante la campaña electoral exfuncionarios de áreas de Inteligencia, académicos, especialistas, firmaron una carta sobre las áreas de seguridad nacional apoyando a Biden. Es decir, la comunidad de inteligencia civil profesional o académica llamó a votar por Biden. Lo cual eso me parece que es un dato importante.

Recordarás que el jefe del Estado Mayor Conjunto, el general Mark Milley, sostuvo diferencias importantes con el presidente Trump cuando sale de la Casa Blanca con una Biblia y se dirige a una iglesia. El general Milley sube un tuit diciendo que ofrecía disculpas porque no debió de haber acompañado al presidente a ese acto; el acto de Trump tenía un dejo de racismo.

Con estos dos datos me hace suponer que la madurez, la confianza en la democracia de la élite militar y de las áreas de inteligencia y de seguridad nacional, van a estar, no renuentes, pero sí escépticas a las medidas que pueda tomar el presidente en función del rechazo o aceptación, de mala gana, de los resultados de las elecciones.

—Entonces, ¿se disipan posibles reacciones sociales con su derrota?

La élite militar que ha enfrentado amenazas de Irán, Corea del Norte, y que constantemente están recibiendo ataques informáticos de China, pues difícilmente se prestarían para alguna situación imprudente de parte de Trump.

fausto.pretelin@eleconomista.mx