Bruselas. El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, destacó el paso en la “dirección correcta” de Alemania por sus planes para aumentar el gasto militar como reclama Estados Unidos a sus aliados transatlánticos.

“Celebro el hecho de que Alemania haya detenido los recortes” y sus planes “para aumentar el gasto en defensa en 80% en una década”, entre el 2014 y el 2024, dijo Stoltenberg a la prensa a la llegada a una reunión de los ministros de Defensa de la OTAN en su nuevo cuartel general.

Los aliados se comprometieron en la cumbre de Gales en el 2014 a aproximar su gasto militar a 2% del PIB nacional para el 2024. En el 2017, sólo cuatro países cumplieron este objetivo: Estonia, Grecia y el Reino Unido, así como Estados Unidos, cuyo gasto representa dos tercios del total de la OTAN.

Y, aunque el aumento del gasto en defensa de los aliados es un reclamo constante de las diferentes administraciones estadounidenses, con la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca, Washington recrudeció su presión sobre sus aliados, especialmente respecto a Alemania.

“Se trata de un asunto principal y el presidente Trump ejerce una presión muy fuerte”, destacó un diplomático de alto nivel. El asunto es el segundo punto del orden del día de la reunión ministerial para preparar la cumbre de mandatarios prevista el 11 y el 12 de julio en Bruselas.

El jefe de la Alianza calificó así los planes alemanes como “pasos en la dirección correcta”, que se inscriben en un “patrón” vigente actualmente en Europa y Canadá, después de los recortes registrados a principios de la década, en plena crisis económica.

A su llegada a la reunión, la ministra alemana de Defensa, Ursula von der Leyen, indicó que Estados Unidos está impresionado por el hecho de que Alemania “aumentará (el gasto militar) en 80% en una década”, al tiempo que defendió que se debe tener en cuenta la participación en las misiones de la OTAN.

Pese a la progresión, Alemania no alcanzaría el objetivo. Merkel anunció que será equivalente al 1.5% del PIB para el 2025.