Berlín. Alemania expulsó “con efecto inmediato” a dos diplomáticos rusos y acusó a Moscú de no haber cooperado de manera “suficiente” en la investigación sobre el asesinato en Berlín de un georgiano, del cual es sospechoso un ruso.

Este anuncio tiene lugar tras la decisión el miércoles de la fiscalía federal alemana, competente en materia de espionaje, de ocuparse de esta investigación argumentando un “contexto político”.

El 23 de agosto, a plena luz del día en Kleiner Tiergarten, un pequeño parque en el distrito berlinés de Moabbit, un georgiano de 40 años e identificado primero como Zelimkhan Khangochvili, fue asesinado de tres balazos con un arma con silenciador. Testigos hablaron de una “ejecución”.

La justicia alemana estima que el asesinato de este georgiano de la minoría chechena del país, fue cometido “por cuenta de entidades estatales de la Federación Rusa o por cuenta de la República autónoma Chechena”.

De su lado, Rusia desmintió formalmente estar implicada en este caso.

“El ministerio de Relaciones Exteriores declaró hoy a dos funcionarios de la embajada de Rusia en Berlín como non gratae con efecto inmediato”, informó el gobierno alemán en un comunicado.

“Con esta medida, el gobierno federal reacciona al hecho de que las autoridades rusas, a pesar de pedidos reiterados de algo rango e insistentes, no cooperaron de manera suficiente con la investigación”, puntualizó la misma fuente.

La decisión fue tomada de acuerdo con el artículo 9 de la Convención de Viena sobre Relaciones Diplomáticas del 18 de abril de 1961.

Estas dos expulsiones podrían ser seguidas de “otras medidas” según el avance de la investigación, advierte Berlín.

Rusia: un acto hostil

Tras el anuncio de la decisión alemana, la cancillería rusa calificó la expulsión como un “acto hostil, infundado y no amigable”, por lo que tomarán “serias medidas”, señaló, de acuerdo con un despacho de la agencia de origen ruso Itar Tass.

El vocero de la diplomacia rusa, Dmitry Peskov, adelantó que el tema no afectará la reunión entre el presidente ruso, Vladimir Putin, y la canciller alemana, Angela Merkel, programada para este 9 de diciembre en París.

El presunto asesino, según investigaciones periodísticas de Der Spiegel, es Vadim Krasikov, un ciudadano ruso de 54 años de edad, quien actualmente se encuentra detenido en la capital alemana. Fue identificado también con el nombre de Sokolov y fue arrestado en la escena del crimen.

El medio difundió que el sospechoso podría ser un empleado de los servicios especiales rusos, pues su nombre no figura en las bases de datos rusas y el número de su pasaporte es similar a los de los oficiales de la inteligencia militar rusa.

Ésta no fue la primera vez que Zelimkhan Khangoshvili recibía un ataque armado, pues en el 2015 huyó de Georgia a Berlín tras recibir ocho balazos, donde se ocultó con nombres falsos y jamás consiguió el asilo político alemán. Él mismo había comunicado a las autoridades alemanas su pasado como miembro de la insurgencia chechena contra Rusia.