Al menos 50 rebeldes murieron en las últimas 24 horas en ataques cometidos por yihadistas en el norte de Siria, donde estos últimos y los insurgentes, otrora aliados, están ahora enfrentados, informó el domingo una ONG.

Los combates causan estragos desde el viernes entre los rebeldes y los combatientes del Estado Islámico de Irak y el Levante (EIIL), un grupo vinculado a Al Qaida que hasta hace poco era su aliado en la guerra contra el régimen de Bashar al Asad.

Los enfrentamientos comenzaron cuando unas brigadas rebeldes atacaron en las provincias de Alepo (norte) e Idleb (noroeste) unos puestos de control del EIIL, al que se acusa de abusos y de querer hacerse con el dominio total de las zonas rebeldes.

Entre los 50 rebeldes muertos, algunos perdieron la vida en estos combates, otros en ejecuciones sumarias o en atentados con coche bomba, según el opositor Observatorio sirio de Derechos Humanos (OSDH).

Al menos nueve combatientes del EIIL murieron este domingo, añadió el Observatorio que basa sus informaciones en una amplia red de médicos y militantes sobre el terreno.

El sábado cinco rebeldes ya habían muerto en un atentado con coche bomba cometido por el EIIL, según la misma fuente.

La brigada rebelde Liwa al-Tawhid, una de las principales integrantes de la coalición Frente Islámico, escribió en su página de Facebook que este ataque alcanzó a algunos de sus integrantes, pero no proporcionó ningún balance.

"Lo que se está produciendo ahora es una limpieza en las filas de la revolución", afirmó a la AFP un miembro que pidió el anonimato del Frente Islámico, la alianza de rebeldes islamistas más importante, creada en noviembre.

El Frente Islámico indicó que está "agradecido a los extranjeros" que acudieron a ayudar en su combate, pero que no "aceptará a ningún grupo que pretenda ser un Estado" en un comunicado publicado al domingo en el que aludía al EIIL.

El Frente Islámico es una de las tres coaliciones que combaten contra el EIIL junto al Ejército de los Muyahidines (islamistas) y del Frente de los Revolucionarios de Siria.

El EIIL advirtió el sábado en una grabación de audio difundida por internet que si los rebeldes mantienen su presión, se retirará del frente en la ciudad y en la provincia de Alepo para dejar vía libre al régimen.

El grupo yihadista indicó en otro comunicado este domingo que considera que ha sido "apuñalado por la espalda".

Este ascenso sobre el terreno de estos grupos extremistas islamistas debilita a la Coalición Nacional de oposición, reunida desde el domingo a mediodía en Estambul para elegir a su próximo presidente y tomar una decisión sobre su participación o no en la conferencia de paz sobre Siria que se celebrará el 22 de enero en Suiza.

ERP