BAGDAD.- Al menos 27 personas, entre ellas tres niños, murieron el sábado en Irak en ataques, sobre todo contra la comunidad chiita, en el segundo día de la fiesta musulmana del Aid al Adha, informaron fuentes médicas y de seguridad.

Estos ataques, que causaron igualmente más de 85 heridos, se producen en un contexto de creciente violencia durante los últimos días, tras una relativa calma en Irak.

Los ataques más mortíferos tuvieron lugar en Bagdad, donde murieron 15 personas.

En el bastión chiita de Sadr City (noreste), dos bombas dejaron al menos nueve muertos y 32 heridos a última hora de la tarde, según responsables.

Durante la mañana, en el barrio de Maamal, en el este de Bagdad, una bomba estalló en un mercado hacia las 09H00, matando a cinco personas, incluidos tres niños y una mujer, y dejando 13 heridos.

Una doble explosión mató a un policía y dejó cinco heridos en un barrio de mayoría sunita del oeste de Bagdad.

Cerca de la capital, una bomba lapa colocada bajo un minibús que transportaba a peregrinos chiitas hasta Taji mató a cinco personas e hirió a 12, según los responsables, algunos de los cuales evocaron la posibilidad de que hubiera peregrinos iraníes entre las víctimas.

Al noreste de Bagdad, dos ataques distintos dejaron dos muertos y cinco herido en la ciudad mayoritariamente chiita de Muqdadiyah, y otras personas tres personas quedaron heridas al estallar un coche bomba.

En Mosul, a 350 km al norte de Bagdad, hombres armados mataron a cinco personas e hirieron a otras 10, entre ellas niños menores.