La coordinadora de Naciones Unidas para Asuntos Humanitarios, Valerie Amos, informó hoy que suman 200,000 las personas que han perdido la vida a consecuencia del conflicto en Siria, iniciado en marzo de 2011.

En una sesión en el Consejo de Seguridad, Amos apuntó que en febrero pasado se estimaba que 100,000 personas habían muerto. Hoy la ONU estima que ese número está cerca de 200,000, con un millón de heridos. Y las cifras aumentan diariamente .

Expresó además que unos 12.2 millones de sirios requieren ahora de asistencia humanitaria para subsistir, 2.9 millones más que hace 10 meses.

Amos indicó que casi la mitad de la población de Siria ha huido de su lugar de origen para evitar la violencia, más de 7.6 millones de personas están desplazadas internamente, y unos tres millones más se encuentran refugiadas en países vecinos.

Cada vez que u samos una nueva cifra en relación a la crisis en Siria, decimos que no tiene precedentes. Nos hemos quedado ya sin palabras para explicar la brutalidad, violencia e indiferencia insensible por la vida humana , dijo Amos.

Lamentó que debido a la escala de la crisis en Siria, así como a su impacto regional y a la sensación de estancamiento político, la comunidad internacional se ha insensibilizado respecto de su alcance.

Amos expresó que la violencia en ese país del Oriente Medio ocurre con violaciones de todas las partes a las más básicas reglas de la guerra y del derecho humanitario, con ataques indiscriminados contra la población civil.

Denunció en especial la brutalidad ejercida contra los niños en Siria, uno de los países más peligrosos para los infantes.

En febrero pasado, alrededor de cuatro millones de niños estaban en una situación particularmente vulnerable y necesitados de ayuda humanitaria, cifra que ya se elevó a 5.6 millones.

La funcionaria afirmó que los niños han sido asesinados, torturados y sujetos de violencia sexual de todas las partes en conflicto.

Amos aseveró asimismo que los informes de menores ejecutados públicamente, crucificados, decapitados y lapidados a muerte por el grupo Estado Islámico (EI) han aumentado en los últimos meses.

Millones de niños han sido traumatizados por los horrores de lo que han sido forzados a presenciar , dijo la coordinadora de la ONU para asuntos humanitarios.

Precisó que niños de apenas cinco años han recibido entrenamiento militar y que niñas de tan sólo 12 años de edad han sido capturadas por el EI y padecido abuso sexual.

mrc