Bruselas. Michel Barnier, negociador de la Unión Europea para el Brexit, manifestó que el acuerdo con el Reino Unido está “al alcance” y pidió un “avance decisivo” en las negociaciones a tiempo para la cumbre de la próxima semana entre los líderes de las 28 países del bloque.

Los negociadores del Brexit intentan superar las diferencias en lo que representa el mayor obstáculo del acuerdo: cómo mantener abierta la frontera entre Irlanda y el Reino Unido después de que Londres abandone la Unión Europea en marzo del 2019.

“Hay un acuerdo al alcance para el 17 octubre, el próximo miércoles”, afirmó Barnier ante empresarios en el Parlamento Europeo.

“Habrá procedimientos administrativos que no existen ahora para las mercaderías provenientes del resto de Gran Bretaña que llegan a Irlanda del Norte”, precisó.

El negociador europeo dijo que las medidas serían sólo transitorias mientras se negocie un nuevo acuerdo comercial con Londres, y serían reducidas al mínimo si Gran Bretaña acepta un acuerdo de unión aduanera bajo las reglas comunitarias.

En este sentido, indicó que las declaraciones de aduanas podrían completarse de manera adelantada por Internet y que “los únicos registros sistemáticos visibles entre Irlanda del Norte y el resto del Reino Unido implicarían el escaneo de los códigos de barras en camiones o contenedores, que debería hacerse en los barcos o en puerto de tránsito”.

En lo referente a los bienes industriales, dijo que podría hacerse por “autoridades de vigilancia del mercado” en instalaciones de las empresas, pero precisó que la inspección de animales o productos derivados de los animales tendrían que hacerse en la frontera y cubrir todo este comercio.

“Nunca trabajamos con la hipótesis de la falta de un acuerdo, pero tenemos que prepararnos para ello”, advirtió ante el pendiente de cómo evitar la creación de una frontera entre Irlanda e Irlanda del Norte.

Bajo presión

La primera ministra británica, Theresa May, está bajo presión para alcanzar un acuerdo antes del 29 de marzo, pero el Partido Unionista Democrático de Irlanda del Norte, que cuenta con 10 diputados en la Cámara de los Comunes y de quienes depende para conservar su mayoría, amenazó con no votar el presupuesto este mes si cede mucho en las negociaciones.