El presidente Trump dio un nuevo giro al abogar de manera explícita sobre el problema que ha generado la estrategia de tolerancia cero a las familias migrantes. En su cuenta de Twitter, el presidente ahora aboga por deportar a los inmigrantes saltándose los derechos que tienen los indocumentados de un debido proceso.

En un par de tuits enviados desde su casa de descanso en el club de golf en Virginia, Trump describió a los inmigrantes como invasores y escribió que las leyes de inmigración de Estados Unidos son “una burla” y deben cambiarse para quitarles los derechos a los migrantes indocumentados.

“No podemos permitir que todas estas personas invadan nuestro país”, escribió Trump. “Cuando alguien entra, debemos inmediatamente, sin jueces o aperturas judiciales, regresarlo al país de origen. Nuestro sistema es una burla a la buena política. La mayoría de los niños viene sin padres”.

El presidente daba un giro respecto a la estrategia de tolerancia cero para asegurar: “Nuestra política de inmigración genera risa en todo el mundo; es muy injusta para todas aquellas personas que han cumplido con el sistema legal y que han estado esperando en una fila durante mucho tiempo. La inmigración debe basarse en el mérito: ¡Necesitamos gente que ayude a hacer que Estados Unidos vuelva a ser grandioso!”.

Los tuits de Trump llegan después de una semana muy compleja para el Capitolio, ya que la petición sobre una ley migratoria de Trump no logró salir adelante en el Congreso.

En caso de que esta semana no prospere una ley, la administración de Trump contempla empujar el “acuerdo Flores”. Se trata de un consentimiento federal de 1997 que requiere que el gobierno libere a todos los niños detenidos que crucen la frontera. En este caso, los padres no son contemplados.

A poco más de cuatro meses de las elecciones legislativas, Trump no sabe qué hacer en migración.