San Diego. La oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos puso en marcha un programa piloto donde sus agentes usarán cámaras corporales en nueve instalaciones con el fin de usarlas en otras más, lo que la convertiría en la primera agencia federal de seguridad en emplear esa técnica a gran escala.

Después de un año de estudio, la agencia del orden más grande de Estados Unidos concluyó en noviembre del 2015, durante la presidencia de Barack Obama, que no podía usar extensamente las cámaras corporales debido al alto costo, problemas técnicos y la falta de aprobación sindical. Sin embargo, reconoció que la tecnología tenía potencial en circunstancias limitadas.

Austin Skero, director de la unidad de seguridad y cumplimiento de la agencia de aduanas, y otros funcionarios dijeron que la tecnología ha evolucionado desde las pruebas del 2015 y las cámaras ahora están armadas conforme a lo aprendido en los ensayos.

Asimismo, puntualizaron que entre los beneficios de las cámaras se incluyen la aportación de evidencia en casos criminales, mejorar el entrenamiento y fortalecer el desempeño y la responsabilidad.

“Se espera que los agentes enciendan y apaguen las cámaras durante incidentes donde tengan que usar la fuerza y encuentros que puedan volverse ásperos, hostiles o violentos”, manifestó Skero.

Las pruebas no usarán tecnología de reconocimiento facial y concluirán en octubre.

PROYECTO

El Congreso aceptó financiar las pruebas autorizando 5 millones de dólares en el último año del gobierno de Obama.

Las pruebas bajo el gobierno pasado se realizaron en medio de un intenso debate nacional sobre si los agentes estaban usando fuerza excesiva. Los empleados de aduanas usaron las armas 55 veces en el 2012, una cifra que bajó a 12 en el 2017.