Kabul. Funcionarios de Afganistán y representantes talibanes se reunirán a partir del próximo domingo en Qatar para intentar alcanzar un acuerdo político, informaron representantes alemanes y estadounidenses este lunes, el mismo día en que un atentado reivindicado por los insurgentes dejó más de seis muertos y 50 niños heridos en Kabul.

Los talibanes se han negado a negociar con el presidente Ashraf Ghani, después de que un intento anterior de retomar las conversaciones entre las dos partes fracasara.

Alemania, que juega un importante rol en el apoyo internacional al gobierno de Afganistán, y Qatar, que mantiene el contacto con los talibanes, indicaron que enviaron invitaciones para un diálogo en Doha el domingo y el lunes.

Los funcionarios afganos “participarán sólo a título personal y sobre la base de igualdad”, declaró Markus Potzel, representante especial alemán para Afganistán y Pakistán, en un comunicado publicado el lunes por Estados Unidos. “Afganistán está en un momento crucial en el que tiene la oportunidad de progresar hacia la paz”, añadió.

Ataque talibán

Los talibanes han optado por continuar la violencia, al creer que tienen una ventaja sobre Estados Unidos, que está deseando retirar a sus soldados restantes en Afganistán y acabar con una guerra de más de 17 años.

Este lunes, al menos seis personas murieron y alrededor de 116 resultaron heridas —incluyendo unos 50 niños— tras la explosión de un coche bomba en plena hora pico en el centro de Kabul.

Después, hombres armados asaltaron un edificio cercano antes de enfrentarse a disparos con las fuerzas especiales.

El estallido, que se produjo en el barrio de Puli Mahmood Khan, apuntaba a “un centro logístico y de ingeniería del Ministerio de la Defensa”, afirmó el portavoz de los talibanes, Zabiullah Mujahid.