Después de muchos meses de controversia en el interior de la organización del concurso Miss América, los ejecutivos anunciaron el pasado martes que el certamen, cuya edad llega casi al siglo, ya no juzgará la apariencia física de las concursantes.

A partir de este año, el famoso concurso eliminará el segmento clásico de los trajes de baño. En su lugar, afirmó la organización a través de un comunicado de prensa, “cada competidora participará en una sesión interactiva en vivo con los jueces, donde destacará sus logros y metas en la vida, y cómo usará sus talentos, pasiones y ambiciones bajo el escenario de la victoria de Miss América”.

Los cambios llegan después de que ocurriera una fuerte sacudida en el entorno a Miss América. El pasado diciembre, el presidente ejecutivo Sam Haskell y el presidente de la junta, Lynn Weidner, renunciaron después de que apareciera una historia publicada en el HuffPost sobre correos electrónicos enviados desde la cuenta de Sam Haskell dirigidos a tres de las concursantes. Una de ellas, Mallory Hogan, recibió de Haskell palabras humillantes sobre su vida sexual y su apariencia.

Hogan declaró al respecto: “Mi esperanza es que esta historia arroje luz sobre el tipo de conducta que han tenido los directivos de la Organización Miss América y realmente nos ayude a colocar gente que se preocupa y que personifica la misión de Miss América. No está bien que te intimiden, rebajen y degraden”.

Poco después, Gretchen Carlson, la que fuera conductora de Fox News y Miss América 1989, fue nombrada como la nueva presidenta de la organización. En el 2016, logró un acuerdo amistoso con la televisora después de haber denunciado al presidente de la misma, Roger Ailes, por acoso sexual.

Carlson emitió un comunicado el pasado martes donde expresa su deseo de apoyar el movimiento #MeToo desde la celebración del evento de Miss América 2018.

Ya no somos un concurso. Miss América representará a una nueva generación de líderes femeninas centradas en empoderamiento, impacto social, educación y talento”, dijo Carlson. “Estamos experimentando una revolución cultural en nuestro país, donde las mujeres tienen la valentía para ponerse de pie y hacer oír su voz sobre muchos temas. Miss América se enorgullece de evolucionar como organización y le place el poder unirse al movimiento de empoderamiento”.

Carlson también ser refirió al deseo de muchas mujeres por participar en el concurso pero con ciertas condiciones: “No queremos estar ahí en traje de baño y con tacones altos”.

En efecto, además de eliminar la sesión de traje de baño, también será eliminada la sesión con traje de noche, una etapa que representaba 15% de la calificación final. La etapa de traje de baño equivalía a 10 por ciento.

La nueva dinámica del concurso llegará en un momento importante. El movimiento #MeToo se encuentra permeando en diversos sectores de la sociedad, no sólo en Estados Unidos sino también en varias partes del mundo.

El certamen cumplirá 100 años en el 2021 y sus etapas de traje de baño y vestido de noche se convirtieron en elementos clásicos del mismo. Llegó el momento del cambio.

La organización también acuñó un nuevo hashtag para la ocasión: #byebyebikini. La competencia tendrá lugar el 9 de septiembre en Atlantic City.