El estado de Maryland y la ciudad de Washington acusaron este lunes ante un tribunal federal al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de recibir pagos ilegales de funcionarios extranjeros, a través del uso de su hotel en la capital.

Estos ingresos son totalmente legales porque Trump no ofrece nada cambio, contestó un abogado del presidente.

Sin embargo, en la Constitución estadounidense existe una "cláusula de retribuciones" que prohíbe a toda persona que ocupa un cargo público "aceptar un regalo, retribuciones, funciones o títulos de cualquier tipo, ya sea de rey, príncipe o de un estado extranjero" sin el acuerdo del Congreso.

La acusación dice que Trump es culpable de conflictos de interés y de no haber tomado suficiente distancia con su grupo económico.

Cuando asumió el poder en enero de 2017, el magnate inmobiliario confió a sus hijos la gestión de sus negocios pero conservó su parte de la Trump Organization.

Las delegaciones extranjeras se hospedan en el International Hotel, cerca de la Casa Blanca, denuncian el procurador general de Washington, Karl Racine, y su homólogo del estado de Maryland, Brian Frosh.

Los debates de este lunes en el tribunal de Greenbelt (Maryland) intentaron definir la noción de retribuciones, tal como fue entendida a fines del siglo XVIII cuando fue redactada la Constitución de Estados Unidos.

El juez Peter Messitte tomará una decisión sobre este tema a fines de julio.