Stormy Daniels, la estrella porno a la que presuntamente le pagaron por no hablar de su supuesto romance con Donald Trump, demandó al presidente para invalidar un acuerdo de confidencialidad que firmó días antes de las elecciones presidenciales del 2016, alegando que es nulo, ya que Trump nunca lo firmó.

En la demanda presentada en el Tribunal Superior de Los Ángeles, Daniels, cuyo verdadero nombre es Stephanie Clifford, dijo que había querido hacer pública la historia de su supuesto romance de hace una década con Trump, en las semanas previas a las elecciones. La demanda fue reportada por primera vez por NBC News.

Los documentos también contienen la firma de Michael Cohen, abogado de Trump y quien dio a la actriz 130,000 dólares para que no hablara con los medios de comunicación. Sin embargo, la “cláusula de confidencialidad” —tal como aparece en la demanda— se refiere al presidente como David Dennison, mientras que Clifford es identificada como Peggy Peterson, según NBC News.

Después del acuerdo, la actriz se quejó de que el dinero no estaba llegando lo suficientemente rápido y amenazó con cancelar el trato, según el reporte. El pago se hizo a través del abogado de la mujer con fondos enviados a una cuenta de fideicomiso en City National Bank, según los correos electrónicos revisados por The Washington Post. Cohen dijo recientemente que había dado el dinero de su propio bolsillo y que ese dinero nunca le fue reembolsado.

La Comisión Electoral Federal abrió una investigación por ese pago tras una denuncia por presunta malversación de fondos de campaña del ahora presidente.