El hombre que le lanzó una estatuilla al primer ministro Silvio Berlusconi, provocándole una fractura nariz y dos dientes rotos, no está apto para enfrentar juicio, dijo una jueza.

No obstante, la jueza Luisa Savoia colocó a Massimo Tartaglia bajo observación por un año en un hospital psiquiátrico, donde ha estado ingresado desde febrero.

El fallo declara a Tartaglia inocente del ataque, basado en una evaluación psiquiátrica que determinó que en el momento en que ocurrió el ataque, el acusado no era capaz de cometer un delito a sabiendas o intencionalmente, dijo el abogado defensor Gian Narco Rubino.

Está claro que la absolución es satisfactoria desde el punto de vista de un juicio, dijo Rubino en declaraciones a The Associated Press. En lo que se refiere a tratamiento, estamos totalmente de acuerdo, y lo hemos estado desde el día después del ataque, con que Massimo Tartaglia es una persona que requiere tratamiento.

La decisión de la jueza significa que Tartaglia puede salir del hospital pero solamente con permiso de sus médicos, y no puede asistir a manifestaciones públicas durante un año, dijo Rubino. Tartaglia, de 42 años, tiene un historial de problemas mentales.

Tartaglia le lanzó una estatuilla al premier al final de un acto en Milán el 13 de diciembre. El ataque dejó al gobernante de 73 años con la nariz fracturada y dos dientes rotos.

Berlusconi, que se pasó un mes fuera de la vista pública tras el incidente, está de viaje por Sudamérica.