Lima. La "declinación irrevocable" de un magistrado en Perú que revisaba la impugnación de votos entrampó el camino para anunciar al ganador de la reciente elección presidencial y el jurado electoral analizaba el día de ayer medidas inmediatas para evitar afectar más la culminación del proceso.

Luis Arce, uno de los cuatro magistrados del Jurado Nacional de Elecciones (JNE), anunció la noche del miércoles su decisión de dejar el cargo luego de que el jurado rechazara los primeros pedidos para anular votos presentados por la derechista Keiko Fujimori, que fue superada por el socialista Pedro Castillo por un estrecho margen en los comicios presidenciales.

El organismo declaró infundados los pedidos argumentado falta de pruebas tras escuchar los alegatos del partido de Fujimori sobre casos de supuestas firmas falsas en las mesas de votación, la mayoría de zonas rurales pobres, donde la hija del encarcelado expresidente Alberto Fujimori no tuvo mayor apoyo.

El magistrado Arce, que fue el único que votó en contra de rechazar la solicitud de nulidad de votos, dijo en su carta de declinación enviada al organismo que tomó esta decisión alegando que "ya existen decisiones adoptadas", en una crítica a la actuación del máximo organismo electoral del país minero.

La decisión de Arce parece en sintonía con sectores políticos que insisten en denunciar un "fraude" en perjuicio de la candidata derechista Keiko Fujimori, aunque Estados Unidos y la Organización de Estados Americanos (OEA) han dicho que el proceso electoral peruano fue limpio y justo.

Estados Unidos dijo el martes, en un comunicado del Departamento de Estado, que las elecciones peruanas "son un modelo de democracia en la región".

"Apoyamos dar tiempo a las autoridades electorales para procesar y publicar los resultados de acuerdo con la ley peruana", añadió.

En la carta que el magistrado dirigió a sus colegas del JNE, reconoció que está legalmente impedido de renunciar a su cargo porque hay un proceso electoral en curso. Sin embargo, señaló que “sí es viable la declinación formal al ejercicio de las funciones como miembro titular”.

Contra la fiscal

Arce Córdova cuestionó el desempeño de la fiscal de la nación, Zoraida Ávalos. “Tampoco es fortuito que la Fiscal de la Nación omita sus funciones de persecutora de los delitos electorales que públicamente se vienen denunciando en el presente proceso electoral y que, a pesar de ello, el jefe de la ONPE afirme que el proceso electoral se ha realizado limpia y transparentemente”, se lee en el documento.

La primera audiencia en la que el pleno del Jurado Nacional de Elecciones (JNE) revisó diez solicitudes de Fuerza Popular para anular votaciones en distintas mesas de sufragio significó un revés para las pretensiones del partido de la candidata presidencial Keiko Fujimori.

Con la excepción de Arce, los magistrados consideraron infundadas las apelaciones de Keiko Fujimori.

La situación está más enrarecida.