Ciudad de México. Internacionalistas coincidieron en que durante la visita de trabajo entre el presidente Andrés Manuel López Obrador y el mandatario de Estados Unidos, Donald Trump, además de abordar el acuerdo comercial trilateral, se deberán tratar temas de seguridad y política social.

Entrevistado por El Economista, el investigador de El Colegio de México, Reynaldo Ortega, dijo que López Obrador deberá poner sobre la mesa la defensa de las y los mexicanos en Estado Unidos, debido a que el presidente del país vecino continúa con una política agresiva contra la comunidad mexicana.

Asimismo, dijo que es un buen momento para insistir en que se debe controlar el tráfico de armas provenientes de Estados Unidos a México, así como retomar la idea sobre la agenda de desarrollo para América Central.

“Han habido muchas propuestas sobre proyectos de desarrollo económico y en ese sentido sería muy importante que México enfatizará ese tema, que no solamente sea buenos deseos sino que también haya acciones por parte de Estados Unidos”, manifestó.

Por su parte, el analista en temas internacionales de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Rodrigo Farfán, resaltó que el encuentro sería la primera visita por parte del Ejecutivo Federal, sin embargo, puntualizó que se realiza en medio de una campaña electoral en la que la popularidad de Donald Trump va a la baja.

“El presidente López Obrador debe de ir para defender la dignidad del pueblo mexicano, esto es fundamental. Debe de ir con una posición firme para no repetir los errores del pasado, porque estaríamos en una incongruencia a lo que prometió en campaña, porque cuando Donald Trump ha hecho declaraciones desafortunadas sobre México, López Obrador no ha replicado, solo dice que no caerá en provocaciones”.

Instan a Trump cancelar reunión

En una carta enviada el 1 de julio al presidente Trump, más de una docena de miembros del Caucus Hispano del Congreso (CHC) pidieron al mandatario que cancele la reunión con su par mexicano ya que consideran que el hecho es un intento de distracción sobre la crisis del coronavirus y su incapacidad para dar una respuesta adecuada a la pandemia que está devastando a los latinos y la frontera.

Además, pidieron incluir una explicación a México de por qué el Pentágono mantiene a 4,000 soldados en la frontera compartida a pesar de su plan para terminar los Protocolos de Protección de Migrantes.

[email protected]