A medida que los expertos políticos se preparan para escribir sus obituarios sobre la carrera política de Donald Trump, han estado debatiendo acaloradamente su legado. ¿Será recordado por la destrucción del Grand Old Party? ¿Por acelerar el alza de la derecha alternativa o por el lanzamiento de la gloriosa era de Trump TV?

Vamos. Es mucho más obvio. Tomemos como ejemplo a Mark Cuban, el dueño de los Mavericks de Dallas y estrella del reality de televisión Shark Tank.

Su capacidad para obtener la nominación refleja claramente el hecho de que los votantes están hartos de los políticos , dijo a The Washington Post en una conversación reciente por correo electrónico. Eso abre la puerta para que la gente como yo se pueda postular .

¿La gente como él? ¡Seguro, por qué no! Los votantes han demostrado su sed por un refrescote Big Gulp, una figura descomunal que puede proporcionar una descarga azucarada que no se encuentra normalmente en la política. ¿Tal vez será alguien que ha estado sin camisa en un ring de lucha libre, o que lanzó un juego de beisbol en los play-offs con un calcetín ensangrentado? ¿O un multimillonario gritando obscenidades desde la cancha del campo de la NBA?

El enfoque de Trump dijo Cuban era el correcto con el candidato equivocado .

NOTICIA:

Así se vería una empresa mediática de Donald Trump

Desde entonces Cuban se ha echado para atrás con la idea de su propia campaña, ¿pero sería algo sorprendente si se postulara? Ronald Reagan era una estrella de cine antes de ser presidente, Al Franken fue intérprete de Saturday Night Live antes de volverse senador, y Sean Duffy estaba en The Real World antes de unirse al Congreso. Arnold Schwarzenegger y Jesse the Body Ventura sirvieron cada uno como gobernador en estados de grandes ligas. Y los consultores políticos siempre están buscando a candidatos reconocibles e independientemente ricos postularse para un cargo.

Un nombre de la casa puede ser uno de los activos más valiosos para un candidato y uno de los más difíciles de conseguir, como Rick Tyler, quien trabajó para la campaña presidencial de Ted Cruz .

Hace varios meses la campaña de Cruz encuestó a los partidarios de Trump sobre quién podría ser su candidato de segunda elección. La sabiduría convencional había sugerido que si Trump abandonaba la carrera, sus votantes acudirían a Cruz. (¿Por qué un senador firmemente conservador se pasó tanto tiempo alabando a una estrella de realidad ideológicamente fluida?).

Los resultados los sorprendieron: sólo 4% de los partidarios de Trump eligió a Cruz como su respaldo. De hecho, entre todos los candidatos en la carrera no hubo un claro ganador para ser las sobras de Trump.

Fue casi completamente al azar , dijo Tyler. Se nos dijo que todo el mundo conocía el nombre de Trump, y nadie sabía de nadie más .

Los republicanos profesionales que son rápidos en aplacar hablan de una segunda venida de Trump. (Lo cual, si usted ha mantenido la puntuación de las predicciones de Beltway en los últimos dos años, es la mejor evidencia hasta ahora de que en realidad podría suceder).

NOTICIA:

La primera presidencia de la cultura pop

Ten en cuenta que Donald Trump es el unicornio de los candidatos , dijo Sean Spicer, director de comunicaciones del Comité Nacional Republicano. No es algo que pueda ser replicado .

E incluso si se pudiera, dijo Spicer, el reconocimiento del nombre sólo te puede llevar hasta un punto. Por todo lo que se ha dicho sobre Teflon Don, resultó que las historias malas no se adhieren a Trump. Hay una razón por la cual él es el candidato menos popular de la historia.

Si dijera que iba a descargar un camión cargado de bebés con una horca al mediodía, podría atraer a una multitud , dijo Stuart Stevens, el principal estratega de la campaña de Mitt Romney en el 2012 y un crítico vocal de Trump. Es una idiotez decir que toda publicidad es buena publicidad. El Estado Islámico obtiene una gran cantidad de publicidad, ¿eso es bueno? Hasta el médico de Michael Jackson se hizo famoso .

Pero cuando los partidarios del Nunca Trump estaban buscando una alternativa al candidato republicano, una de sus ideas originales era reclutar al luchador profesional convertido en estrella de cine Dwayne Johnson, mejor conocido como The Rock. El hombre tiene una ceja más famosa que el político promedio. Él es mitad negro y mitad samoano, tiene una de las mejores sonrisas del mundo del espectáculo y, casualmente, es un republicano registrado.

Él tiene una enorme presencia y un nivel base de carisma que es muy atractivo , dijo Rick Wilson, un estratega veterano republicano que ahora trabaja para Evan McMullin, el candidato independiente. The Rock exuda fuerza , dijo Wilson, y no sólo físicamente .

The Rock, por su parte, ha llamado la posibilidad de aspirar a la Presidencia como seductora . Lo que significa que el ciclo del 2020 podría tener gente haciéndose preguntas como: ¿Acaso el candidato estaba siendo homofóbico cuando dijo: ‘mira al strudel de la gente’? . ¿Acaso era un discurso del odio, cuando el candidato le puso el apodo de Hermie a otro presentador, una abreviatura de hermafrodita?

El exlanzador de las Grandes Ligas Curt Schilling parece haberse subido al tren de Trump con la esperanza de impulsar su propia carrera. Ha presentado al menos un evento con escasa asistencia de Trump, se unió al equipo de Breitbart News y está coqueteando con la idea de postularse contra la senadora Elizabeth Warren en Massachusetts. Su esperanza sería que hay más fanáticos de los Medias Rojas de Boston que recuerdan su gran actuación de postemporada que los liberales puntiagudos que no disfrutan de sus publicaciones antimusulmanas en Facebook.

¿Pero habrá alguna de estas personas que realmente funcione? Hay un montón de celebridades políticamente activas los George Clooneys y Ben Afflecks, las Ashley Judds y Angelinas Jolies que se ven mencionadas como candidatos quimera de vez en cuando. Pero ¿alguien realmente dará el paso? (¡Kanye West: ni siquiera un comité exploratorio aún!)

NOTICIA:

Trump destruye su marca

Cuban explicó recientemente que no hay ninguna manera de que él busque una candidatura para ser presidente. Él simplemente no tiene ningún interés en ponerse a sí mismo o a su familia a través de ese show de reflectores .

Lo cual, por supuesto, es exactamente lo que un intruso tendría que decir cuatro años previos a una elección. Y que, tan sólo hace unos meses, estaba cantando una melodía completamente diferente.

Volvería a postularme si la política sigue siendo partidaria de la tribu y partisana en la misma medida de lo debilitante que es hoy , dijo.

¡Suena como un plan!

Ben Terris escribe para la sección de estilo de The Washington Post.

abr