El partido conservador liderado por David Cameron ganó las elecciones generales británicas de este jueves, pero sin obtener la mayoría absoluta de los escaños del Parlamento, según un sondeo a boca de urna publicado al cierre de los colegios electorales.

Los tories lograron 305 escaños, 21 menos que la mayoría absoluta de 326 de los 650 del Parlamento, contra 255 para los laboristas del primer ministro, Gordon Brown, y 61 para los liberal demócratas, de Nick Clegg, según una actualización de esta encuesta difundida por las televisiones británicas BBC, Sky e ITV.

Estos resultados confirmarían el hung parliament, o parlamento sin mayoría absoluta, que no se ha producido en ese país desde 1974.

Ante esta situación y a falta de Constitución escrita, las convenciones indican que el primer ministro saliente, o sea Gordon Brown, tiene la opción de dimitir o de permanecer en el poder y tratar de formar en prioridad una coalición para gobernar.

Si los laboristas sumaran sus escaños a los que poseen los liberal demócratas, que sorprendentemente perderían dos con respecto a la anterior Legislatura, tendrían más diputados que los conservadores (316), pero les faltarían 10 para la mayoría absoluta.

Cameron, de 43 años, buscaba volver a llevar a los conservadores al poder tras 13 años ininterrumpidos de laborismo y convertirse en el Primer Ministro británico más joven desde el siglo XIX, mientras que Brown, de 59 años, trataba de obtener un cuarto mandato consecutivo, inédito para su partido, de legitimar en las urnas el cargo que heredó de Tony Blair en el 2007. Más de 45 millones de británicos estaban convocados a los 50,000 colegios electorales del país.