México debe tener muy claro cuáles son sus prioridades en términos de la relación bilateral antes de ir a una negociación con Estados Unidos, subraya la vicepresidenta internacional del Club de Roma, Susana Chacón.

Asegura que el país tiene muchos mecanismos para responder a las decisiones que va tomando Trump, el problema es que no nos la creemos, por lo que recomienda un cambio de actitud ante Estados Unidos: tenemos que creer que lo que tenemos vale, y que es importantísimo para ellos y para el mundo.

Postdoctora en relaciones internacionales por la Universidad Georgetown, Susana Chacón, la especialista sostiene que lo más importante -para el gobierno mexicano frente a la administración Trump- es tener una estrategia clara del modelo de desarrollo del país .

La investigadora, también doctora en historia por la Universidad Iberoamericana y maestra en administración pública por la Universidad de Harvard, dice que el gobierno mexicano debe ponerse un paso adelante ante la acción de Trump, pero para eso debe tener una estrategia clara.

Es urgente, por ejemplo, que tengamos un lobby y un cabildeo constante y permanente en Estados Unidos, con los congresistas republicanos y demócratas, con los alcaldes donde radican las comunidades mexicanas; con las universidades y los centros de investigación; debemos activar todas las alianzas que hemos construido a lo largo de la relación con Estados Unidos. Hay que trabajar en eso e invertir más recursos.

La propuesta de la doctora Chacón aparece justamente cuando el presidente Donald Trump amenaza con inhabilitar de manera permanente a los funcionarios gubernamentales que cabildeen en favor de gobiernos extranjeros.

Pero Chacón llama a la calma, y aboga por darle un espacio de recuperación al gobierno mexicano, independientemente de los errores que haya cometido, ya que la acción de Trump ha sido muy sorpresiva; en Washington –dice- no acaban de entender lo que está pasando. Están, como todos nosotros, en una especie de shock. Esto ha sido demasiado para todos , subraya.

Observadora de la política exterior del país vecino, Chacón dice que esas acciones unilaterales de Trump están fuera de la tradición diplomática de EU .

La política exterior de Estados Unidos no puede hacerse con acciones ejecutivas y eso lo saben en el Departamento de Estado y lo saben los congresistas, a quienes ni siquiera les ha dado un espacio para planearles sus propuestas que ha convertido en órdenes ejecutivas , reflexiona.

El muro

Este señor está loco, es un narcisista. Hay que tomarlo en serio pero no hay que creerle mucho , responde la especialista cuando se le cuestiona por el muro fronterizo que pretende construir Trump. Y añade: No hay que alarmarnos; por mucho que haya firmado la acción ejecutiva, no necesariamente quiere decir que se va a realizar; hay mucho descontento en los EU.

Afortunadamente –dice- en EU no puede llegar un presidente y tirar a la basura todo lo que no le guste y hacer lo que él quiera. Hay que tener calma, y para ver si las instituciones en Estados Unidos van a funcionar y van a ser capaces de poner contrapesos a las decisiones unilaterales de este señor (Trump). Yo creo que el mismo sistema estadounidense lo tendrá que frenar en muchas cosas.

Señala que el muro es, además, una afrenta para México, que ha sido la contención de EU durante muchos años, le ha cuidado las espaldas , pero con un muro –señala- no se frena ni la droga ni las armas ni el terrorismo. Hay que pensar en una estrategia bilateral, y hay muchos mecanismos que deben revisarse pero nosotros tenemos que tener claro, que queremos en materia de seguridad.

Susana Chacón refiere que en el tema de seguridad, México debe dejar a un lado el modelo de ventanilla única y revisar y reactivar los mecanismos que sí funcionaron en el pasado en materia de inteligencia e intercambio de información para la lucha contra el crimen organizado.

Recordó el cambio radical que experimentó el modelo de colaboración con EU de un sexenio a otro. Mientras que con Felipe Calderón las agencias de seguridad de México y EU tenían contacto directo y los agentes norteamericanos entraban y salían al país con toda facilidad, Enrique Peña Nieto estableció que la Secretaría de Gobernación sería la única ventanilla para tratar temas de seguridad nacional y coordinar las relaciones de cooperación con EU. Desde el exterior, el vínculo se haría a través de la Secretaría de Relaciones Exteriores.

Ciertamente, el modelo abierto de Calderón cayó en excesos, y dio pie a la escandalosa introducción clandestina de miles de armas al país con el pretexto de localizar células del narcotráfico, alentada por el gobierno estadounidense sin el consentimiento de México (operación Rápido y Furioso).

Sin embargo, con Peña Nieto la ventanilla única hasta ahora no ha funcionado . México tuvo una cooperación activa de 2009 a 2012, en el primer periodo de Obama. Con la ventanilla única la cooperación se vino abajo. Y de allí se desprende el enojo de Obama y de Hillary Clinton con el gobierno actual , señala.

¿Adiós a las armas?

Nosotros deberíamos tener una agenda de seguridad independiente de Trump. Por ejemplo en el tema del ingreso de armas al país , sostiene la especialista.

Deberíamos tener un mecanismo que frene las importaciones de armas de todas esas tiendas que están en la frontera, porque allí van a seguir, porque lo que menos le importa al gobierno de Trump es limitar la venta de armas, por todos los compromisos internos que él trae con las organizaciones que defienden la venta generalizada sin restricciones y el negocio millonario que representa.

Nosotros tenemos que detener el paso de las armas a México, no ellos, pero para eso tenemos que resolver el tema de la corrupción, de la impunidad y de la falta de instituciones sólidas en términos de legalidad, subraya Susana Chacón.

francisco.deanda@eleconomista.mx