Ciudad de México, Barcelona, Lima. Las elecciones presidenciales en Estados Unidos tendrán, en términos geopolíticos, decenas de impactos en el mundo entero.

“Cuando los estadounidenses van a países de América Latina hablan sobre China, cuando los chinos viajan a Amércia Latina hablan sobre comercio”, comentó desde Lima el profesor Farid Kahhat. “No puedes desplazar a China solo con amenazas”, indicó en relación a la postura del gobierno de Estados Unidos en la región convertida en una zona de confrontación entre las dos potencias.

En el evento  “Impactos en el mundo de la elección presidencial estadounidense”, organizado por El Economista y Globalitika, en el que participaron Marisela Connelly, profesora e investigadora en el Centro de Estudios de Asia y África Colegio de México, Jordi Bacaria, director de Foreign Affairs en español y Farid Kahhat, profesor en el Departamento de Ciencias Sociales de la Pontificia Universidad Católica de Perú.

Los espacios están para llenarse

La académica del Colmex comentó que China “está ocupando los espacios multilaterales que Estados Unidos está abandonando”. Paradójicamente Trump decidió bajarse del Acuerdo Transpacífico (TPP), que era precisamente un instrumento que podría haber afectado a China, frente a esta decisión varios países asiáticos “se sintieron” porque veían al instrumento propicio “para impulsar el comercio con Estados Unidos” y, por el contrario, ahora se sienten incómodos y “preocupados porque los han puesto a elegir entre Estados Unidos o China”.

Rusia, necesaria para la UE

Entre los impactos que tendrán las elecciones de hoy para la Unión Europea (UE), Jordi Bacaria, profesor de la Universidad Autónoma de Barcelona, contabilizó por lo menos 23. Entre ellos destacan: la alianza con Reino Unido tomando en cuenta que Biden podría enfriar la relación con Boris Johnson si este aplicara restricciones en la frontera de las dos Irlandas; el acuerdo nuclear con Irán; el acuerdo New Start entre Rusia y Estados Unidos, entre otros temas. Sobre Rusia, Bacaria comentó que la UE necesita del país por “la dependencia del petróleo y gas, y por las conexiones con los ductos que cruzan Europa.

geopolitica@eleconomista.mx