París.- Más de 100,000 policías y gendarmes han sido movilizados para asegurar la seguridad en Francia durante la noche de Año Nuevo, seis semanas después de los atentados yihadistas de París, dijo el jueves el ministro del Interior Bernard Cazeneuve.

"No hay ninguna amenaza precisa" de atentado, añadió, pero hay "una amenaza general sobre el conjunto de las capitales europeas con mensajes enviados de Dáesh", el acrónimo del grupo Estado Islámico.

NOTICIA: La Ciudad Luz se resiste a un oscuro fin de año

Unos 40,000 bomberos también estarán en alerta, precisó el ministro, que se hallaba de visita en Domont, en las afueras de París.

De los 100,000 miembros de las fuerzas de seguridad, 11,000 estarán desplegados en París y la región parisina, en comparación con los 9,000 del año pasado, explicó.

NOTICIA: Hollande afirma que tráfico de crudo del grupo EI ha sido reducido

Unos 1,700 estarán situados en los alrededores de la Torre Eiffel y los Campos Elíseos, donde el año pasado festejaron la entrada del Año Nuevo 600,000 personas.

NOTICIA: Víctimas de atentados en París recibirían 300 mde

París sufrió el pasado 13 de noviembre los peores atentados de su historia, con 130 muertos y centenares de heridos en bares, restaurantes y una sala de conciertos.

mac