Damasco.-Al menos 28 personas más murieron por la represión del régimen sirio, el cual cesó el sábado al gobernador de la ciudad de Hama, donde se celebró la mayor manifestación desde el inicio del movimiento de protesta.

Las fuerzas de seguridad dispararon contra manifestantes en varias ciudades, causando la muerte de 28 civiles, anunció el sábado una organización no gubernamental (ONG).

El mayor número de muertos se registró en Idleb, en el noroeste del país, escenario de una ofensiva militar de varios días, donde "16 personas murieron", agregó la Organización Nacional de Derechos Humanos.

Además hubo ocho muertos en Homs (centro), dos en Damasco, uno en la ciudad costera de Latakia, y otro más en Alepo, capital económica y segunda ciudad del país.

Desde que comenzó el movimiento de protesta, el 15 de marzo, más de 1.300 civiles han muerto y más de 10.000 personas han sido detenidas por las fuerzas de seguridad, según organizaciones no gubernamentales.

Por otro lado, el gobernador de Hama (norte) fue cesado este sábado por decreto del presidente Bashar al Asad, anunció la agencia oficial Sana sin brindar más precisiones, al día siguiente de una manifestación en la que participaron más de 500.000 personas, según activistas, que aseguraron que fue la mayor desde el 15 de marzo.

El presidente del Observatorio sirio de derechos humanos, Rami Abdel Rahman, aseguró que "más de 500.000 personas" marcharon en Hama, situada a 210 km al norte de Damasco. Se trata de "la mayor manifestación (contra el régimen) desde el inicio de la Revolución en Siria", añadió.

En 1982, la ciudad fue escenario de una represión que causó 20.000 muertos, cuando el ilegalizado movimiento de los Hermanos Musulmanes se rebeló contra el régimen de Hafez al Asad, padre del actual jefe de Estado.

Además, decenas de miles de personas se manifestaron en Deir Ezzor (este), en Yabal al Zauiy, escenario de una ofensiva militar desde el martes, en la provincia de Idleb (noroeste), y en las regiones kurdas del noreste del país, según activistas.

En Alepo, segunda ciudad del país, situada en el norte, también hubo manifestaciones contra el régimen.

La televisión siria difundió imágenes de manifestaciones en favor del jefe de Estado en Alepo y Sueida (sur)

Como todas las semanas, los manifestantes opositores habían convocado para el viernes una jornada de movilización, bajo la divisa "Lárgate", dirigida al presidente.

Por su parte, la secretaria de Estado norteamericana Hillary Clinton, describió el viernes ataques "con cuchillo" contra manifestantes el jueves y denunció "la incoherencia" del gobierno, que autorizó una reunión de la oposición antes de lanzar nuevas acciones represivas.

"Al gobierno sirio le queda poco tiempo", añadió.

BVC