Moscú.- Bielorrusia celebró hoy el Día de la Independencia, en medio de una ola de protestas contra el presidente Alexander Lukashenko, la detención de decenas de opositores y el bloqueo de redes sociales en Internet.

La policía reprimió con gases lacrimógenos a cientos de personas que se congregaron este mañana en las cercanías de la sede del gobierno para manifestarse contra la devaluación del 36.0 por ciento de la moneda, durante el discurso del presidente por el Día Nacional.

Las protestas fueron organizadas a través de redes sociales en Internet, por lo que las autoridades bloquearon desde la tarde del sábado varios sitios para evitar las manifestaciones contra Lukashenko, en el poder desde hace 17 años.

Desde hace semanas, activistas opositores al gobierno comenzaron una campaña denominada Revolución en Red Social , en la que convocaron a la población a manifestarse en silencio o con un aplauso interminable en la plaza Privokzalnaya de Minsk y otras ciudades del país.

La policía arrestó a decenas de activistas, entre ellos Stanislav Shushkevich, el primer gobernante de Bielorrusia tras la desaparición de la Unión Soviética en 1991, para frenar las protestas, según reportes de las agencias de noticias rusas Itar-Tass y Novosti.

El centro bielorruso de derechos humanos Primavera denunció el arresto de al menos 70 personas durante la represión policial de este domingo en la capital de Bielorrusia, aunque el Departamento del Interior negó que hubiera detenciones.

Las detenciones se realizaron en la Plaza Privokzalnaya, en la que los opositores habían llamado a concentrarse para marchar a la Plaza Oktiabrskaya, por donde pasaría el tradicional desfile militar de la Independencia.

En su discurso conmemorativo, el presidente de Bielorrusia denunció la participación de países extranjeros en un supuesto plan para instigar una revolución en su país.

El objetivo de estos ataques reside en sembrar incertidumbre y alarma, destruir la concordia pública. En resumidas cuentas, quieren ponernos de rodillas y reducir a la nada todas las conquistas de la independencia. Esto no pasará , resaltó.

El presidente consideró que el país es víctima de una escalada de intervención informativa, que sin ningún remordimiento de la conciencia se refuerza la manipulación de la opinión pública, con la práctica de difamaciones infundadas.

Los omnipotentes usan contra los países indeseables el arma de destrucción masiva informativa , subrayó, tras indicar que su objetivo radica en imponer una voluntad política para coaccionar a los pueblos a la organización de un nuevo orden mundial.

Resistiremos, superaremos cualquier dificultad y saldremos con dignidad de las pruebas , aseguró y señaló, cada bielorruso puede estar seguro de que el sistema de seguridad está listo para proteger la soberanía del Estado y asegurar la tranquilidad de las personas.