BEIRUT.- Más de 16.500 personas han perdido la vida en hechos de violencia en Siria desde que comenzó la revuelta contra el régimen de Bashar al Asad en marzo de 2011, anunció este lunes el Observatorio Sirio de los Derechos Humanos (OSDH).

Al menos 11.486 civiles, 4.151 miembros de las fuerzas regulares y 870 desertores han muerto, indicó a la AFP esta organización con sede en Gran Bretaña, que obtiene sus datos en una vasta red de militantes y testigos.

Si en su balance diario, el OSDH hace la distinción entre civiles y ciudadanos que han tomado las armas, no hace esta diferencia en su balance global.

Los balances de víctimas de las últimas semanas han sido los más graves desde hace más de 15 meses, superando regularmente el centenar de víctimas diarias, según la el OSDH.

Los enfrentamientos se han multiplicado entre tropas fieles al régimen y desertores.

Es imposible obtener un balance de fuente independiente desde que la ONU dejó de contabilizar las víctimas a fines de 2011.