Pese al trabajo efectuado por millones de activistas en el mundo, los gobiernos de 98 países siguen sin atender sus promesas en el cumplimiento de la Declaración Universal de los Derechos Humanos y mantienen violaciones en la materia, denunció Amnistía Internacional (AI).

El secretario general de la organización, Salil Shetty, dio a conocer un pronunciamiento con motivo del 50 aniversario del organismo, en el que señala que las violaciones a los derechos humanos siguen ocupando un lugar central en los desafíos clave que enfrenta el mundo.

Precisó que casi dos terceras partes de la humanidad carecen de acceso a la justicia, al tiempo que indicó que tan sólo en el último año Amnistía Internacional ha documentado tortura y malos tratos en al menos 98 naciones'.

Entre los aspectos que destacó el activista, a través de la sección mexicana de AI, es que dichos abusos a las garantías individuales provocan pobreza y la acrecientan, nientras que en algunas regiones la discriminación contra las mujeres es generalizada.

Sin embargo, destacó que 'las fuerzas de la represión no pueden silenciar o contener a las personas unidas en una acción común'.

Al respecto, AI informó que para este año sus áreas prioritarias de acción son los temas de libertad de expresión, abolición de la pena de muerte y derechos reproductivos en niñas y mujeres de Nicaragua.

Otras problemáticas en las que intervendrá son la garantía de justicia universal en la República Democrática del Congo, la rendición de cuentas en Níger y el fin de la injusticia en Medio Oriente y Africa.

Amnistía Internacional señaló que a lo largo de 50 años su papel ha sido central en las campañas por la justicia, sobre todo en favor de los sectores más desprotegidos de la sociedad.

Es importante recordar que AI se hizo acreedora al Premio Nobel de la Paz en 1977 y ha venido luchando a lo largo de su existencia por terminar con los 'intocables' entre los dirigentes mundiales, acusados de delitos en materia de derechos humanos.

Durante la conmemoración de este sábado, cuando la organización cumple sus primeros 50 años, la delegación mexicana destacó la necesidad con el trabajo para garantizar el acceso a la justicia para todos y el fin de los abusos de las autoridades que se rehúsan a comprender la necesidad de respetar las garantías de los ciudadanos.