ARGEL,. Un total de 21 rehenes y 32 secuestradores murieron durante los cuatro días de la ocupación de una planta de gas en Argelia, que terminó este sábado con un asalto final por parte de fuerzas especiales, según un balance oficial provisional.

Las fuerzas argelinas pudieron liberar a "685 empleados argelinos y 107 extranjeros" y mataron a "32 terroristas", indicó el ministerio del Interior en un comunicado.

Murieron 21 rehenes, añadió el comunicado, sin precisar las nacionalidades, y otras dos personas en un ataque del grupo islamista. Los asaltantes habían atacado en la madrugada del miércoles un autobús que transportaba empleados de la planta de gas al aeropuerto, matando a un argelino y un británico, indica el ministerio, antes de secuestrar a centenares de otros empleados del complejo.

Entre los 32 secuestradores muertos figuran tres argelinos, los otros eran de diversas nacionalidades, no especificadas, y entre ellos había expertos en explosivos, añadió el comunicado.

La enviada especial de la televisión pública argelina, citando a "altos responsables militares argelinos", afirmó por su parte que entre los secuestradores figuran islamistas "de nacionalidad libia, holandesa, tunecina, siria, egipcia, malí, yemení y canadiense".

El jefe de la diplomacia noruega, Espen Barth Eide, había declarado poco antes a la prensa que la mayoría de los secuestradores eran originarios de Africa del Norte pero que algunos venían de países situados fuera de esa región.

El ministro británico de Relaciones Exteriores, William Hague, dijo que cinco británicos y un residente en Gran Bretaña murieron o están desaparecidos.

A su vez, el presidente de Colombia, Manuel Santos, dijo que "todo parece indicar" que un colombiano, empleado de British Petroleum (BP) y que residía en Londres, "estaba entre un grupo de personas que murieron en un bus".

Según el comunicado del ministerio de Interior argelino, el ejército recuperó un arsenal importante: "seis fusiles ametralladores, 21 fusiles, dos fusiles con mira telescópica, dos morteros de 60 mm con su munición, seis misiles con rampa de lanzamiento, dos RPG7 con ocho cohetes, 10 granadas dispuestas en cinturones explosivos".

Se encontraron además "uniformes militares extranjeros y una cantidad de municiones y explosivos", agregó la nota.