El rezago tecnológico en la infraestructura de una empresa es el origen de baches en la productividad y en el ánimo de los trabajadores. En México, al menos 20% de los empleados de empresas tecnológicamente rezagadas es propenso a dejar su empleo, de acuerdo con el estudio El gap tecnológico entre las empresas. La transformación digital en el ambiente laboral, elaborado por Unisys.

En una organización rezagada, las operaciones se realizan mediante tecnología obsoleta o los trabajadores no cuentan con los suficientes recursos técnicos para desempeñar sus funciones. También ocurre que el equipo de TI dentro de la empresa no ofrece el soporte adecuado o que no hay una distribución  del acceso a la tecnología dentro de la organización.

Según el estudio, las empresas rezagadas suelen mantener una combinación de estas prácticas, lo que impide que los trabajadores realicen adecuadamente su trabajo y, en consecuencia, que se sientan frustrados y desmotivados para seguir desempeñando sus funciones. Este rezago tecnológico es la razón por la que uno de cada cinco trabajadores en México es propenso a dejar su empleo, según Unisys.

“Frustración es igual expectativa contra realidad. Cuando la expectativa del empleado con respecto a los recursos tecnológicos que necesita para hacer su trabajo no se cumple en la realidad, su trabajo tiende a decaer”, dijo Alejandro González, director ejecutivo de Unisys México durante la presentación del estudio.     

El estudio está basado en una encuesta digital hecha a 12,000 trabajadores en 12 países entre enero y abril del 2018. México, Argentina, Colombia y Brasil fueron los representantes de América Latina en este ejercicio en el que también participaron Holanda, Alemania, Bélgica y Reino Unido, en el caso europeo, y Nueva Zelanda, Australia y Singapur, por el lado de Asia y Oceanía, además de Estados Unidos.     

En México, fueron consultadas 1,009 personas que laboran en prácticamente todos los sectores, desde el transporte y los servicios sociales hasta el gobierno y las organizaciones dedicadas a la justicia. La mayoría de los encuestados en el país trabajan en el sector financiero, el cual es considerado el más adelantado en cuanto a innovación tecnológica.  

A nivel mundial, los servicios financieros, la industria tecnológica y  de telecomunicaciones, la hotelera y de placer son las industrias que mejor proveen a sus trabajadores con la tecnología necesaria para que realicen su trabajo. El 66% de los trabajadores del sector bancario y financiero dijo que su organización era líder en tecnología, lo mismo que 60% de quienes laboran en la industria tecnológica, según datos brindados por la empresa a El Economista.

En el otro extremo, el sector gubernamental, el de salud, la manufactura, los servicios sociales y de impartición de justicia son los que arman más deficientemente a sus trabajadores en materia tecnológica. Mientras que sólo 20% de los trabajadores en dependencias de gobierno dijo que su empresa era líder en la adopción de tecnología, 27% afirmó que estaba rezagada. 

De acuerdo con González, las cifras a nivel global se magnifican en México, en donde más de la mitad de los trabajadores dijo usar su propio smartphone para trabajar e incluso, 48% lleva su propio dispositivo de cómputo al trabajo.

Además de afectar la productividad del trabajador y generar frustración frente a su entorno laboral, el rezago tecnológico también incrementa los riesgos de seguridad dentro de la organización, ya que, por ejemplo, 82% de los colaboradores ha descargado software o aplicaciones que no cuentan con los estándares de seguridad de la empresa.

La mayoría de los empleados admitió que usaba este tipo de soluciones externas a la empresa porque así mejoraba su productividad, a tal grado que seis de cada 10 dijo que no podría realizar su trabajo sin este tipo de herramientas tecnológicas.

“El que la empresa no adopte tecnología lo que genera es una marginación del empleado respecto del entorno laboral en todo el mundo”, dijo el director de Unisys. 

Unisys tiene 140 años de experiencia en las tecnologías de la información. Sus predecesoras Sperry Corporation, Burroughs Corporation y Remington fueron de las primeras empresas en ofrecer dispositivos como máquinas de escribir, contables y ordenadores para negocios y pese a que no es tan conocida como su connacional IBM, ambas se asemejan por su larga experiencia en el sector de TI y porque en los últimos años han redireccionado su estrategia de negocios hacia el desarrollo de software.

México es el mercado de América Latina más importante para la compañía, que facturó 2,740 millones de dólares en el 2017.  

rodrigo.riquelme@eleconomista.mx