Sí. El patrón puede aplicar medidas disciplinarias, siempre y cuando tanto la conducta prohibida como el correctivo respectivo se regulen en un reglamento interior de trabajo. Para tener plena validez, este reglamento debe ser redactado por una comisión mixta integrada por los representantes del patrón y los colaboradores y depositarse ante la Junta de Conciliación y Arbitraje (JCA) respectiva.

Debe quedar claro que las sanciones de este tipo no pueden imponerse de manera arbitraria y sin hablar previamente con el empleado. En caso contrario, el el subordinado sancionado podría iniciar un juicio laboral, en el cual reclame la rescisión de la relación laboral por causa imputable a la empresa.

Si tienes una pregunta concreta en materia laboral, fiscal, jurídica o de contabilidad, escríbenos a [email protected] o contáctanos en Facebook o Twitter