El costumer journey, conocido en español como mapa de experiencia o viaje del cliente, permite a las marcas conocer más lo que sienten y viven los clientes al recibir un producto o servicio, lo que ayuda a mejorar la atención.