En entrevista telefónica con Factor Capital Humano, Gerardo Gutiérrez Candiani, titular de la AFDZEE, afirma que en este momento cuenta con cartas firmadas de intención de 82 empresas por 7,200 millones de dólares y 50,000 empleos.

De estos 82 proyectos, la AFDZEE está revisando la documentación de ocho empresas que cumplen con los criterios para fungir como empresa ancla: inversión de al menos 90 millones de dólares, generación de un mínimo de 800 empleos y ocupación de al menos 20 hectáreas de terreno de los polígonos industriales designados. Algunas de estas ocho empresas podrían empezar a instalarse a principios de 2019.

La idea detrás de la creación de las ZEE, uno de los proyectos más ambiciosos del gobierno de Enrique Peña Nieto, es poner fin al rezago económico de los estados del sur y del sureste del país. Siete regiones del país fueron declaradas ZEE: Michoacán-Guerrero), Coatzacoalcos (Veracruz), Salina Cruz (Oaxaca), Progreso (Yucatán), Seyba Playa (Campeche) y Dos Bocas (Tabasco).

Mas de 360,000 empleos a largo plazo

En un plazo de 15 a 20 años, y si el presidente electo Manuel López Obrador no modifica el proyecto, la AFDZEE calcula que hay un potencial de inversiones por más de 40,000 millones de dólares que generarían 367,000 empleos.

Al ser preguntado por la escolaridad y calificación requerida para estas decenas de miles de nuevos puestos de trabajo, el titular de la AFDZEE, afirma que estas dependerán de la vocación industrial de las respectivas ZEE’s y del tipo de empresa.

El funcionario cita los ejemplos de la ZEE de Lázaro Cárdenas – La Unión “que tiene una vocación metal-mecánica y acerera y que cuenta con empleos muy bien cualificados” y la de Puerto Chiapas, con una vocación agroindustrial que no requiere tantos ingenieros y técnicos.

Algunas voces críticas con proyectos como las ZEE argumentan que, de concretarse, muchas empresas terminan contratando a mano de obra cualificada de otras zonas del país porque no la encuentran a nivel local.

Según Gutiérrez Candiani no existe ningún motivo para que las empresas interesadas no encuentren el capital humano que necesitan en la región. “El acuerdo que firmamos con la Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior (ANUIES) permitirá una colaboración muy estrecha con las universidades y escuelas tecnológicas locales”.

Gerardo Gutiérrez Candiani, titular de la AFDZEE - Foto: Hugo Flores

Adaptar los planes de estudio en función de la demanda

Gracias a dicho acuerdo, los planes de estudio de estas instituciones educativas se irán adaptando a las necesidades locales conforme vaya surgiendo la demanda, afirma Gutiérrez Candiani. El funcionario también señala la importancia de los programas triple hélice (universidad, industria, gobierno) y el papel de los consejos consultivos locales que darán seguimiento a los planes maestros de cada zona.

“La gran ventaja es que en todas estas zonas hay mano de obra suficiente, al contrario de lo que ocurre regiones como el Bajío y el norte del país donde las empresas ya están sufriendo la falta de mano de obra. El reto es la capacitación y en esto estamos trabajando a todos los niveles”.

Al ser preguntado por la contratación de trabajadores retornados de Estados Unidos, Gutiérrez Candiani señala que están más que bienvenidos: “Muchos son originarios de estas zonas, es gente capacitada, son bilingües y pueden aportar muchísimo”. El objetivo final es que el impacto final sea lo más alto posible con más y mejores empleos para que suba el nivel de vida de estas regiones.

Un proyecto que triunfa o buenas intenciones

En un comunicado publicado el pasado este lunes, el especialista en capital humano Jaime Flores, socio de CADEM consultores, señaló que las regiones donde se implementarán las ZEE sufren graves carencias en el rubro de la educación:

“Por ello, la creación y atracción de talento tiene un amplio espectro de posibilidades, pero también será en función de personal calificado que este proyecto triunfe o se trate de un paquete de buenas intenciones”.

Flores apunta que el capital humano requiere que se destinen recursos para su formación, obligando a las empresas y al Estado a invertir de manera inteligente con este fin y que en este aspecto, los beneficios fiscales tendrán un papel de vital importancia.

Las empresas que se instalen en las ZEE disfrutarán de varios tipos de estímulos fiscales como la exención y reducción del pago del ISR y la exención del IVA en determinados supuestos. Algunos de estos estímulos incentivan de manera explícita la creación de empleos:

  • En los primeros 10 años, solo tendrán que pagar el 50 por ciento de las cuotas patronales del régimen obligatorio correspondiente a seguros de enfermedades y maternidad del IMSS. En los 5 años siguientes, solo tendrán que abonar el 25 por ciento.
  • En los primeros 10 años, no tendrán que pagar el impuesto estatal sobre nóminas (que suele oscilar entre 2 y 4 por ciento). En los 5 años siguientes, solo tendrán que abonar el 50 por ciento de dicho impuesto.
  • Podrán deducir un 25 por ciento adicional sobre el dinero que inviertan en capacitación de sus empleados. Es decir, si invierten 100 pesos en formación, podrán deducir 125 pesos.