Los incentivos laborales son uno de los principales factores que se deben considerar en la reforma en pensiones que podría hacer el siguiente gobierno de Andrés Manuel López Obrador, expuso David Kaplan, especialista senior en la Unidad de Mercados Laborales y de Seguridad Social del BID.

“Las pensiones son un tema complejo y hay que verlo desde muchos puntos de vista, uno de esos elementos es dar incentivos laborales correctos, no es el único punto, pero se debe contemplar”,  dijo al participar en la Tercera Convención de Afores.

En el panel “Reformas exitosas a sistemas de pensiones en el contexto internacional”, refirió que el diseño del sistema de pensiones debe tomar en cuenta que los esquemas no contributivos, es decir, la ayuda pensionaria que se da a través de programas sociales, no deben desincentivar al mercado de la formalidad, pues significaría un costo doble al erario.

Lo anterior coincide con un estudio de la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro, en el que señala que las pensiones de quienes se encuentran en un sistema contributivo deben ser mayores a los que reciben las personas que están en un esquema no contributivo.

“Un trabajador que sabe que podría recibir una pensión no contributiva valorará menos una pensión contributiva y, por consiguiente, estará menos dispuesto a asumir los costos de la formalidad para acceder a ella”.

Protección a trabajadores

En caso de que se realice una reforma en el mercado de las administradoras de fondos para el retiro (afores), se debe garantizar una protección de prácticas abusivas al ahorro de los trabajadores, indicó Kaplan.

“Se requiere una regulación efectiva para proteger a los trabajadores de prácticas abusivas, especialmente de los promotores que usaban las cuentas de los trabajadores (para obtener una comisión); creo que puede generar un buen impacto en su ahorro”.

Consideró que la Comisión Federal de Competencia Económica ha hecho una serie de recomendaciones que la siguiente administración puede tomar en cuenta para evitar prácticas abusivas o que afectan a la competencia.

Destacó que, en este sexenio, uno de los pasos que se dio para enfrentar este problema es la creación del expediente electrónico único, con el cual se pudo reducir el nivel de traspasos negativos, es decir, cuando un trabajador se cambiaba de afore a una que le ofrecía menores rendimientos.

“Había traspasos gestados por promotores que eran costosos y que muchas veces no eran a favor del ahorro del trabajador, en este sexenio se dieron buenos pasos para vigilar los intereses de los trabajadores, hay que vigilar siempre sus necesidades”.

Seguro de longevidad

Kaplan sugirió que para mejorar la economía de las personas de la tercera edad, México podría tomar de ejemplo un seguro de longevidad que realizó El Salvador en su reciente reforma en pensiones.

“Un porcentaje del salario del trabajador se destina a un fondo para financiar las pensiones de las personas que llegan alrededor de los 85 años. Sólo se activa si llegas a esa edad”.

Con respecto a si se debe incrementar la edad de retiro de 65 a 68 años como evaluará el siguiente gobierno, comentó que a medida que suba la esperanza de vida, la edad de retiro también debería ajustarse.

[email protected]