El dinamismo que se observaba en la industria automotriz empieza a resentirse en las líneas de producción, “son las señales de que el sector está desacelerando”, afirma el secretario de la Federación de Trabajadores del Estado de Sonora de la Confederación de Trabajadores de México (CTM), Javier Villarreal Gámez.

En entrevista con El Economista, Villarreal Gámez comenta que la demanda para producir un mayor numero de unidades empezó a disminuir desde finales del 2017 y en enero del 2018 se tomaron “fuertes” decisiones, pero necesarias por parte de las armadoras.

Una de las empresas que representa el dirigente sindical es Ford, donde la inversión que llegó en el 2012, aproximadamente 1,300 millones de dólares, permitió un importante desarrollo en el estado, empleos directos e indirectos.

No obstante, comentó, se tuvo que eliminar el tercer turno de la producción, “eso significó que se dieran de baja 2,000 empleos y eso sólo fue en Hermosillo, pero además la red de proveedores, ahorita incluso con dos turnos, se ha visto muy afectada, forman parte de un escenario completo de la industria automotriz”.

De acuerdo con datos de la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA) y la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores, se registró una caída de 9.4% en el primer cuatrimestre del año en la venta de vehículos ligeros nuevos, respecto al 2017.

Villarreal Gámez comentó que “el tema de la industria automotriz tiene dos formas de apreciarse en el país. Primero, que ha sido en los últimos años un concentrador de inversiones, ningún país ha recibido tanta inversión como el nuestro en los últimos años. Sin embargo, en este último año y poquito meses del pasado, se empezó a advertir un problema en la industria tanto en el norte del país como en en el Bajío”.

Dicha situación, advierte, “puede tornarse más complicada; el tema de los aranceles impuestos por Estados Unidos en el acero y aluminio hace que se ponga peor el impacto. Sin duda, será severo para los trabajadores y después para los consumidores y en suma para el país”.

El dirigente cetemista en Sonora comentó que “ahorita no podemos hablar de señales positivas; no obstante, hay procesos de inversión que se han hecho en el país. Hay que reconocer todo el Bajío, San Luis Potosí, Coahuila, Sonora, pero ahorita se vienen nubarrones, primero por razones propias del mercado automotriz que cambian modelos, pero también por el entorno internacional”.

pmartinez@eleconomista.com.mx